Saltar al contenido

Debilidades en la vejez, ¿cómo se llama?

Debilidades en la vejez, ¿cómo se llama?

Tiempo de lectura: 4 minutos

El curso “Fragilidad en la vejez: gerontología social y cuidados” reconoce que existen debilidades, enfermedades, limitaciones en esta dimensión de la vida, sin embargo no es el único destino de nuestra vejez.

Cambia el clima con los años
Cambia el pastor su rebaño
Y así como todo cambia

Que yo cambie no es extraño.

(Julio Numhauser)

El título en sí revela su provocación. ¿La vejez se caracteriza por debilidades? En busca de una respuesta, la Gerontología Social presentada en el curso Fragilidad en la Vejez: Gerontología Social y Cuidado (1), revela una Vejez como camino existencial, sin reducirla exclusivamente a definiciones patológicas. Envejecer, sí, Viejo es el destino de un viaje de y en la Vida, buscando su libre expresión, su forma de estar en el mundo, su subjetividad, sin modelos preestablecidos que encuadren rígidamente quién será sano o no.

Recientemente leí un letrero adjunto a un ascensor en un edificio residencial que se llamaba: Personas de la tercera edad. Guió en 4 pasos cómo crear un ambiente seguro: Pases libres, Organización de medicamentos, Medidas para prevenir caídas y Contacto con red social. Información importante y valiosa para el cuidado de los ancianos. Un poco más adelante en el anuncio, la siguiente frase cierra las 4 pautas: La mejor edad merece toda la atención.

Y concluyendo el cartel da la receta:

¡Listo! Mensajes como estos impregnan nuestra vida diaria, (des) formando la opinión pública. 4 consejos más que les gusta Vivir sin la vejez, cuando se vuelve …… Viejo. La palabra Velho queda relegada a lo que no sirve, improductivo. Entonces se buscan eufemismos para amarillear el término como mejor edad, vocecita. ¡El texto dice que solo sigue estos mandamientos y todo se resolverá! Y, por supuesto, si algo no sale como estaba previsto, mejor dicho, EL CULPABLE ES … ¡¡¡Tú !!!!

Aquí es donde se genera la cultura de la culpa y el aislamiento y la pérdida de Autonomía.

Yo, de 46 años, hago el ejercicio de inversión de roles con el lector de carteles “después de 60 años”.

– Dejo de ocupar el lugar como biógrafo, autor y protagonista de la etapa de mi Vida con conquistas, sufrimientos, alegrías y tristezas, conocimientos y limitaciones para asumir el rol de cumplir con consejos y pautas.

En otro extremo, el Viejo es llamado como un personaje del sabio, ¡debe ser él quien tenga todas las respuestas!

Madre Cristina, educadora, psicóloga, creadora del Instituto Sedes Sapientiae, que sirvió de espacio de resistencia a la dictadura, con participación activa en el proceso de redemocratización del país, por lo tanto sabia y que dejó un legado para las siguientes generaciones, como el mío, en conversación con el psicólogo Paulo Maldos, dijo:

– ¿Sabes qué, Paulo? Siempre vi gente mayor, cuando tenía 19, 20 años, estudiante, curiosidad por todo. Siempre miraba a los viejos de cabeza blanca, ese aspecto de serena vejez. Siempre vi con mucha profundidad, mucho conocimiento del mundo, mucha sabiduría, mucho control sobre todo, mucha paz. Como reconocía el mundo y sabía hablar de todo, lo admiraba y estaba muy fascinado y quería un día llegar allí y ser una anciana, una anciana. Y ahora soy mayor y me siento igual que cuando tenía 19 años, sin la profundidad que vi en lo viejo. (2)

Ella fue una aprendiz eterna. Mantuvo algunas preguntas sin respuesta, vivió una vida que no resulta en idealizaciones, sino como algo que está por llegar en cada momento, construido de sueños, ensoñaciones, reflejos, atrevimiento y mucha acción. La vida no se puede predecir ni anticipar completamente

El curso “Fragilidad en la Vejez: Gerontología Social y Cuidado” reconoce que existen debilidades, enfermedades, limitaciones en esta dimensión de la Vida, sin embargo no la restringe con una sola condición o vía final. Que podamos existir sin las pretensiones de eufemismos o superlativos, libres de estándares excesivos que limitan la capacidad espontánea-creativa de envejecer cada día. Que los colores del cabello, la piel, el vigor y hasta las flaquezas de los Viejos tengan espacio, no tener a los jóvenes como modelos, no menos porque todo cambia, que yo cambio en el mar.

Notas

(1) Ver impartido por Cogeae (PUC-SP), en el primer semestre de 2018.

(2) Extracto del video documental: Memoria de la Psicología – Madre Cristina, publicado el 16 de marzo de 2011 por el Consejo Federal de Psicología. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=UwXcTIqwUe0. Consultado el 20/02/18.

Lucio Guilherme Ferracini – Licenciado en Psicología, especialista en psicología de la salud / hospitalaria, psicodramatista y magíster en la docencia de las Ciencias de la Salud, trabaja como psicólogo en el hospital Premier en cuidados paliativos con pacientes, familiares y personal; profesor y supervisor de la Asociación Brasileña de Psicodrama y Sociodrama y psicoterapeuta individual y grupal. Texto redactado para el curso Debilidades en la Vejez: Gerontología Social y Atención, impartido por Cogeae (PUC-SP), en el primer semestre de 2018. E-mail: lucio_guilherme@uol.com.br