Saltar al contenido

El lugar de los viejos: una vida con sentido

El lugar de los viejos: una vida con sentido

Tiempo de lectura: 6 minutos

Les traigo el ejemplo muy breve de la situación de una pareja de ancianos hospitalizados, uno en cada habitación, con diferentes afectos, una hija única y pocos miembros de la familia como red social. En la discusión del equipo pregunté sobre la historia de vida de la pareja, ¿qué les gustaría a cada uno en esta situación? ¿Alguien les había preguntado sobre este enfoque? ¿Cuál fue el lugar de cada anciano?

A lo largo de mi trayectoria académica y profesional en el campo de la Psicología Hospitalaria en Cuidados Paliativos, tengo como esencia el cuidado de los demás basado en la validación de su historia de vida, gustos y valores. Entender al otro desde tus elecciones y el sentido y sentido que esto le da a la vida misma, es la base del plan terapéutico multidisciplinar en el hospital donde trabajo hoy. Un hospital de Cuidados Paliativos, Atención Extendida y Rehabilitación Paliativa, cuyo público es mayoritariamente ancianos con múltiples comorbilidades, en situación de fragilidad y dependencia, con las principales patologías de origen neurológico, demencia, enfermedades oncológicas y crónico degenerativas.

A pesar de toda la condición de fragilidad, la capacidad humana para replantear y dar sentido a las diferentes facetas a lo largo de la vida es impresionante. Para muchos, vivir un momento de enfermedad y hospitalización, hace que el individuo entre en contacto con problemas profundos relacionados con aspectos emocionales y psicológicos. Para el público atendido por mí en el hospital, el envejecimiento ligado a la condición de hospitalización trae un inevitable contacto y reflexión sobre la propia historia, la propia conciencia, las elecciones, el cuerpo y el tiempo finito.

En la adolescencia anhelamos ser adultos, en la edad adulta, nos sobrepasan las responsabilidades y las elecciones, nos tragan las exigencias del mundo contemporáneo y de repente, no más que de repente, somos viejos. ¿Cuándo nos damos cuenta de esto? Ser viejo, sentirse viejo, ser etiquetado como viejo. Y dada mi experiencia en contacto con otros en la práctica profesional, me doy cuenta de lo único que puede ser este momento. Para algunos, la marca del 60 aniversario, la jubilación, las canas, convertirse en abuelo, la imposición de la sociedad, las enfermedades, las limitaciones, el goce de la madurez, la libertad.

Atender a diario las exigencias del envejecimiento significa afrontar cuestiones existenciales, sociales, biológicas, emocionales y culturales. Todo en un movimiento constante, cuanto más te acercas a una discusión, más se abren los ojos, aparecen preguntas y curiosidades. Fue a partir de esta inquietud y encantamiento con el envejecimiento que inicié el curso Fragilidad en la vejez: Gerontología social y asistencial en la Pontificia Universidad Católica de São Paulo (PUC-SP).

Se trataron varios temas durante el curso, pero al principio, el impacto de la deconstrucción de la palabra “viejo”. Y a partir de ahí, la propuesta de replantearnos desde lo que creíamos más básico, hacia los temas más complejos y desafiantes que viven los ancianos y quienes trabajan con sus diversas demandas.

Discutimos, leemos, miramos, reflexionamos y transitamos por los más diversos temas. Pero en todos ellos algo centralizado como punto común, siendo esta la importancia del sentido y sentido de la vida para cada uno. Fue allí, clara y objetiva, la necesidad de mirar al otro como un ser singular, cuyo proceso de envejecimiento, a pesar de las cuestiones sociales y culturales, nos hace únicos en este proceso natural de la vida. Y cada vez más personas experimentan el envejecimiento.

Nuestras elecciones se reflejan en el ahora y el mañana, envejecemos desde que nacemos. Entramos en un río que ya corre, seguimos la corriente, pero aprendemos por el camino a construir botes, a parar en la orilla, a contemplar el movimiento, a querer nadar en contra y triunfar. Vida y muerte, envejecimiento, procesos naturales que aún nos causan asombro, miedo y curiosidad.

El lugar del anciano y sus elecciones, fue una de las reflexiones que tuve la oportunidad de discutir en el curso y experiencia en la práctica profesional en la misma semana.

Acompaño a una pareja de ancianos que está hospitalizada. La mujer de 72 años del hogar empezó a presentar síntomas de Alzheimer hace 3 años, tuvo un accidente cerebrovascular isquémico (ACV), desde entonces, fue hospitalizada para cuidados a largo plazo hace 1 año. Como secuela, demencia mixta, causada por accidente cerebrovascular y Alzheimer. No camina, tiene fallas de memoria, pero en algunos momentos está lúcido, recuerda de la familia, mantiene gustos como teñirse el pelo, arreglarse las uñas, maquillar. Le gusta la artesanía y participa activamente en grupos de terapia ocupacional.

El hombre, de 78 años, contador jubilado, era el principal cuidador de su esposa y durante su internación sufrió un Accidente Cerebrovascular Hemorrágico (VHC), permaneciendo en el mismo hospital. Después de 3 meses, salió del semi-intensivo y se dirigió a su habitación, al lado de la habitación de su esposa. Tenía secuelas en su habla (no podía verbalizar), un estado de fluctuación de conciencia (confuso, a veces lúcido – demencia vascular), totalmente dependiente de las actividades de la vida diaria. Le gustaba escuchar el periódico, música clásica y paseos por el jardín.

Les traigo el muy breve ejemplo de esta situación, una pareja de ancianos hospitalizados, uno en cada habitación, con diferentes afectos, una hija única y pocos miembros de la familia como red social. No tardó en generar conmoción entre los profesionales, después de todo, ¡qué hermosa pareja de ancianos! ¡Reunámoslos! Después de todo, el matrimonio está “en salud y en enfermedad”, tal vez una habitación juntos, momentos de convivencia, flores, música, globos de corazón. ¡Que romantico! Fue cuando yo, en esa discusión de equipo, pregunté sobre la historia de vida de la pareja, ¿qué les gustaría a cada uno en esta situación? ¿Alguien les había preguntado sobre este enfoque?

Caras asombrosas! En un equipo acostumbrado al cuidado de personas mayores, un equipo especializado, humanizado y competente. Tratar a dos ancianos como símbolo del amor. Podría ser, pero ¿cuál es su realidad? Esos viejos.

La visión romantizada del matrimonio en la vejez, donde todo parece sereno, todo se equilibra, donde ambos se han acostumbrado a las viejas manías y al aburrimiento. Somos viejos, confinados a conformarnos y terminar la vida con alguien.

Dos lindos viejitos, caminando juntos. Qué revuelo en los corazones jóvenes llenos de esperanzas y fantasías sobre el amor romántico que trasciende el tiempo. Olvidamos la realidad y lo difícil que puede ser construir y mantener vínculos afectivos y que estos requieren atención, compromiso, disponibilidad, respeto e intercambio.

Fue cuando en un servicio con la mujer, en el jardín del hospital por la mañana (cuando se volvió más comunicativa y lúcida), le pregunté por su vida matrimonial y relación con su esposo. Ella, incluso de manera impresionante, comenzó a hablar. Ella contó todas las dificultades, desde diferentes gustos, hasta la postura autoritaria del marido. Ella sabía de su enfermedad, que él estaba allí, en la “casa” de al lado, pero que no quería acercarse, se sentía libre, tenía su espacio, sus deseos fueron atendidos y en ese momento de la vida. , ella ya no necesitaba nada, no, él sabía comportarse como esposa. Decidió que estaba separada, incluso podía verlo a veces, pero eso no la hacía sentir bien, vivía mucho tiempo de apariciones y que ahora quería diferente, esperaba que su hija entendiera, pero que ambos lo harían. pronto estará muerto. Era mayor, pero aún quería disfrutar de la vida más a la ligera, sin que se le acusara e imponga su papel de mujer, era mayor, pero solo podía vivir si podía disfrutar de la libertad.

Un servicio muy rico, la mujer trajo sus gustos, sus miedos, su percepción del envejecimiento, sus posibilidades de vida y sus elecciones. Allí estaba, la respuesta a esa vida, llena de sentido y significado, con sus limitaciones, pero con la verdad que saltó a su lengua y a sus ojos. Era lo que había sentido por ella, y nosotros, el equipo, estábamos en ese momento de su vida para validarlo. Con eso se llevó a cabo todo el despliegue de la intervención multidisciplinar, confieso que recibí caras tristes por romper el romanticismo idealizado en la vejez, pero también, sonrisas de sorpresa por el gran aprendizaje.

En resumen, observar el envejecimiento y sus problemas comunes a la sociedad y la cultura es muy importante para comprender las elecciones de los individuos, sus singularidades. Cuánto estigma tiene que soportar aún una anciana, enferma, hospitalizada, en una sociedad de patriarcado, que exige su postura de mujer, sumisa hasta el momento de la muerte. Cuánto podemos empoderarnos en cualquier momento de la vida, sobre nuestras elecciones, romper paradigmas en busca de una vida con sentido.

Mirar la vejez, mirar al otro, es como mirarse en el espejo. Permítete. Desde desafíos comunes hasta los temas más peculiares. Notamos en la vida cuánto se descubre todo. Incluso para deconstruir un concepto simple y un significado de la palabra “antiguo”, era necesario permitir esta nueva mirada. Y que podamos estar disponibles y atentos a los problemas del envejecimiento, para cuidarnos mejor a nosotros mismos y a los demás.

¡Menos mal que envejezco cada día!

Camila Marques da Paz Gomes es licenciada en Psicología por la Universidade São Judas Tadeu. Especialista en Oncología y Hematología; Psicología Hospitalaria, ambos por la Casa de Saúde Santa Marcelina. Actualmente trabaja en el área de Cuidados Paliativos en Hospital Premier. Texto presentado en el curso Fragilidad en la vejez: Gerontología social y servicio de la Pontificia Universidad Católica de São Paulo (PUC-SP), en el segundo semestre de 2017. E-mails: camila.magomes@gmail.com y c.gomes @ premierhospital.com .br