Saltar al contenido

Experiencias y prácticas en el área del envejecimiento

Experiencias y prácticas en el área del envejecimiento

Tiempo de lectura: 7 minutos

Reportaje describe las vivencias y prácticas de alguien que siente que su alma está preparada dentro de un cuerpo que ya muestra señales de advertencia de “la vejez llegando”, considerando otras noticias … Gracias por la vida.

Soy Anatilde, tengo 63 años, dos hijos, dos nietos. Creo que tengo una red de protección social buena y activa (familia y comunidad), muchos amigos y conocidos. Soy licenciado en Artes, curso básico en Arteterapia (Faculdade Metodista), curso básico en Gerontología por el Instituto Paulista de Geriatría y Gerontología Doctor Ermínio de Moraes (IPGG), actualmente cursando el séptimo semestre de la carrera de Grado en Trabajo Social (Faculdade Cruzeiro do Sul), formación en bailes circulares y senior, y participación en otros cursos, seminarios, simposios, entre otros que aportan conocimientos multidisciplinares.

Bueno, estudiando Artes imaginaba que iría al área de educación, pero esta carrera solo me llegó a los 55 años, y pronto me di cuenta de que mi alma estaba lista dentro de un cuerpo que ya me mostraba señales de advertencia de “Viejo”. se acerca la edad ”, considerando otras noticias… Gracias por la vida:
– Niños, se casó…. ¿Y ahora?
– Estado civil, divorciado … ¿Y ahora qué?
– Situación financiera regular;

Entonces busqué lo que todavía estaba en mi
– Tengo experiencia;
– Soy una buena artesana;
– Me gusta la musica;
– Bailo y estudio danza;
– Agradezco una buena lectura;
– Yo soy agradable;
– Me gustan las buenas empresas;

– Tengo un don para el liderazgo.

Hecho eso, preparé una propuesta curricular, busqué algunas instituciones y ofrecí mi trabajo.

La primera actividad profesional como voluntario fue en el Centro de Servicios Psicosociales (CAPS). Una experiencia placentera pero triste, muchas veces me cuestionaba qué llevaba al ser humano a una situación tan degradante y qué sentido tenían para los usuarios las actividades que les ofrecía y por qué les retenía tanto. El arte mismo me respondió, “el arte como posibilidad de definición, puede ser sinónimo de belleza o de belleza trascendente”. “El tiempo Arte, tiene un carácter subjetivo y cualquier cosa puede llamarse arte, siempre y cuando alguien lo considere así”.

En CAPS los usuarios son atendidos por un equipo multidisciplinario, entre los profesionales conocí a Larissa, una terapeuta ocupacional (TO), recién egresada, tenía mucha teoría y falta de práctica. Larissa vio en mí la destreza de las habilidades manuales (el arte como expresión de lo íntimo) y cuánto se convirtió en un instrumento pacífico en manos temblorosas y pensamientos desordenados, dándoles una respuesta, no sabemos para qué, ni para quién. Los talleres se volvieron tranquilos y agradables, era el arte el que se burlaba de todos los presentes. La profesional Larissa se sintió llena de simpatía por el arte, invitándola a ser parte de su procedimiento curricular. Hoy continúa como un gran TO. El trabajo se hizo durante un año, y allí aprendí mucho ya que también me animaron a buscar nuevos conocimientos y especialización. Abrazos Larissa.

Nuevo enfoque: comprender lo que sería bueno para mí y para un segmento profesional

Con buenos conocimientos y prácticas, monté un nuevo proyecto y ofrecí mi trabajo a realizar como Talleres Terapéuticos Temáticos, utilizando diferentes objetivos de diferente manera; entre ellos: habilidades manuales, visuales, lúdicas, ganar autonomía, mejorar la autoestima, brindar relajación, concentración, estimular la cognición, desarrollar la coordinación motora fina, la creatividad, la memoria – entre otros aspectos importantes – para sacar al anciano del aislamiento social y psíquico que A menudo se encuentra, sobre todo, una forma saludable de llevarlos a la vida social.

Bueno, en un principio mi propuesta parecía de poco valor, ya que era un discurso de mis experiencias profesionales y los resultados alcanzados; pero no en el área del envejecimiento. Hasta entonces, muchos trabajos artesanales que se desarrollaban con grupos de ancianos, no se reflexionaba sobre la práctica de una mirada terapéutica: “era el hacer por el hacer”.

En 2012, inicié el proyecto “El arte como influencia en la vida” en el Centro de Ancianos NCI Silva Teles Fonte da Amizade, un servicio de convivencia y fortalecimiento de vínculos, para personas mayores de 60 años o más, en situación de vulnerabilidad. y riesgo personal y social. Servicio en ejecución de acuerdo con los fundamentos del principio básico de protección social, asegurando la centralidad de la Política Pública de Asistencia Social por parte de la Secretaría de Asistencia Social y Desarrollo Social de acuerdo con la Ordenanza 46/47 de SMADS / 2010, sobre Supervisión Técnica CRAS Vila Curuçá se desarrolló en alianza con la ONG MOCA – Movimiento de Orientación Infantil y Adolescente, con la Trabajadora Social y Especialista en Gerontología Geane Teixeira de Souza como Gerente de Servicio.

Entendiendo el arte, también como un proceso terapéutico, predominantemente no verbal, a través de las artes plásticas, la danza, la música, que acoge al ser humano, con toda su diversidad, complejidad, dinamismo, el arte se presenta ayudando a encontrar un nuevo “Sentido de la vida”. .

En este plan presento “El arte como influencia en la salud”, cuando me refiero a influencia digo de inmediato: novedad, perspectiva y estímulo, ya que todo esto se relaciona con la salud como un todo, ya sea cultural o educativo.

El proyecto

Impartir talleres en el área de Arteterapia, con el fomento de la Artesanía, Pintura, Patchwork, Arte en reciclaje, Arcilla, Estimular la lectura, Poesía y Danza y Danza Senior y circular.

Los objetivos del proyecto fueron: Trabajar el arte como expresión de vida; Promover una sensación de bienestar y emociones saludables; Reflexionar sobre la vejez como rostro natural de la vida, con sus posibilidades y particularidades; Fortalecer los lazos de convivencia; Promover la superación, la autonomía y la mejora de la autoestima; Estimular la cognición, la memoria, la concentración y la creatividad; Desarrollar habilidades motoras finas; y mejorar las relaciones interpersonales.

En cuanto a la metodología, los talleres se realizan en el NCI, con una duración de dos horas, un ambiente acogedor y un clima agradable, espacio siempre organizado, con música de fondo, en el que se anima a las personas a saludarse de forma cariñosa (beso y / o abrazo), manteniendo la interacción, durante los talleres esto ya ocurre de forma natural.

Durante el desarrollo de las actividades, siempre estoy atento a los movimientos y expresiones corporales de los usuarios, con una escucha activa y una buena acogida.

Los temas trabajados en las actividades artesanales varían de acuerdo a las expectativas e intereses de los usuarios, todo es discutido y analizado por el gerente de servicio que brinda el material pedagógico.

Las Danzas circulares, además de estar desarrolladas en el NCI, también se presentan en otros espacios para públicos diversos. A través de la danza, el equipo técnico del NCI también realiza actividades intergeneracionales.

Resultados Esperados

El Arte y la Danza facilitan la expresión, tanto en la autoexpresión como en la elaboración de contenidos internos y el alivio de tensiones, permitiendo al creador explorar su sentimiento, encontrar un nuevo “sentido” a su vida, apuntando a la reinserción e inclusión social.

También existen diferentes aspectos de los usuarios, como el cultural, cognitivo, motor, socio-afectivo, entre otros aspectos tan importantes en la salud física y mental.

Tanto en el arte como en la arteterapia, los contenidos del inconsciente son registrados por la producción simbólica “Imagen” por color, formas, movimientos, ocupación en el soporte y patrón expresivo, y qué elementos componen el proceso de transformación obteniendo consistencia a partir de la creación plástica.

Los talleres se desarrollan de manera positiva, placentera, con gran fortalecimiento de lazos y cambios en el ámbito emocional, evidenciados a través de relatos verbalizados y grabados. Y así sucedió lo que esperaba un queso por un quindim ”.

El desempeño profesional requiere una actualización constante en la búsqueda de la superación profesional. En 2018 tuve la oportunidad de participar en el curso Fragilidad en la Vejez: Gerontología Social y Cuidado (1), que me brindó una calificación profesional con instrumentos y referencias, mostrando nuevas posibilidades de actuación.

En la disciplina de Cuidados Paliativos, impartida por la profesora Mônica Estuque, me sentí compensado, en el sentido de comprender mejor esta fase, que es la “finitud”. Somos frágiles frente a enfermedades potencialmente mortales, sin embargo, los Cuidados Paliativos surgen como una filosofía humanitaria para cuidar a los pacientes terminales, aliviando su dolor y sufrimiento. Saber que existen profesionales capacitados para este servicio es de gran valor.
Confort, que es la mano amiga, el toque;
Consuelo social, no estaba solo;
Confort psíquico, para ser amado, aceptado y respetado;

Consuelo espiritual, una sensación de logro.

Veo la importancia de trabajar este tema en grupos de ancianos y familias.

Al leer el libro de Hendrik Groen “Intentos de hacer algo con mi vida”, noto que los intentos nos traen respuestas que exigen reflexiones, límites y pueden generar cambios. Hendrik Groen hizo todo esto con habilidad, tejiendo deliciosamente antenas de escape, fortaleciendo y dando sentido a su vida y apoyo a quienes lo rodeaban. Era un “zorro” con el olfato de anciano, en el anonimato coqueto de Eefje, siempre al acecho de constantes cambios, leyes, derechos e información sobre los ancianos, queriendo saber qué era seguro o amenazante para ellos.

La droga final, la “eutanasia”, llevada como escape. Fue un gran mediador de su propio enfrentamiento. Narró con naturalidad la vejez y sus matices, dejando un reflejo de que en cualquier momento podemos reinventar algo para nuestras vidas.

Estudiar sobre la vejez para mí es como empezar a vestirme cada día con un nuevo atuendo, llamado gratitud, compasión y perdón … amor, siempre amor … seguir y seguir …

Gratitud, Anatilde.

Notas

(1) El curso de 40 horas está abierto para inscripciones para el primer semestre de 2019. Compruébalo haciendo clic aquí.

Anatilde A. Sousa – Formación artística, Curso de Gerontología (IPGG), Trabajo Social (EAD), Curso de extensión de fragilidad en la vejez: Gerontología social y asistencial (COGESE / PUC-SP), Arteterapia básica (Metodista), Arteterapia básica (IPED). Texto redactado para el curso Fragilidad en la vejez: Gerontología social y asistencial. Correo electrónico: anatilde.art@outlook.com.