Saltar al contenido

Fideicomisario – reflexiones sobre el deber de cuidar

Fideicomisario - reflexiones sobre el deber de cuidar

Tiempo de lectura: 5 minutos

El que está a punto de ser curador necesita que se respete y se considere su identidad y su individualidad, para estar seguro de sus condiciones de poder cuidar y, por supuesto, del cariño que es o será o no estará vinculado a las funciones que le incumben como administrador.

Es bastante común a todos aquellos que viven o que están a punto de vivir un proceso curatorial, preguntas sobre el deber de cuidar que se deriva de él, ya sea porque alguien cercano ya está curatelado o porque existe una posibilidad cierta o casi segura de que , en En poco tiempo, una persona de considerable proximidad será curatelada.

Las preguntas sobre el deber de cuidar a alguien cercano, que ya está o será curatelado generalmente tienen algunos puntos en común, como, por ejemplo, los gastos económicos, las condiciones físicas / adaptaciones del lugar donde está el curatelado o el futuro curatelado. reside o residirá, la demanda de profesionales que necesitan o necesitarán atenderle para dar soporte técnico a lo que se necesita e, inevitablemente, las condiciones personales de quien se preocupa o cuidará y la relación entre las partes involucradas.

Es común que muchas personas que viven en esta situación o están a punto de vivirla, tengan o hayan tenido conflictos personales con sus allegados, que están o serán curatelados, ya que no es infrecuente, por ejemplo, que padres e hijos tienen, a lo largo de su vida, innumerables experiencias que los acercan o alejan.

Por ello, no son infrecuentes las situaciones en las que los niños que están con un progenitor y / o una madre en situación curativa, no se sienten en condiciones personales que les permitan cuidar a quien demanda cuidados, en caso de que estos niños estén los curanderos o los inminentes curanderos de padres y madres que demandan cuidados.

Cuando hablamos de curaduría, debemos tener en cuenta que el curador necesita cuidados que van mucho más allá de recibir comida e hidratación, cambiar pañales y administrar medicamentos de acuerdo con las pautas médicas o incluso pagar sus facturas a tiempo y Score.

El curatelado, independientemente del grado de independencia, autonomía y comprensión que tenga, necesita recibir amor, cariño y protección, como todos los seres vivos.

Sucede que, precisamente porque innumerables situaciones a lo largo de la vida separan o unen a padres e hijos, aunque haya comida, pañales, medicinas y facturas pagadas, no habrá amor, ni cariño ni protección. La tarea de un curador va mucho más allá de la asistencia material, ya que el cuidador tiene la función de cuidar en el sentido más amplio posible del tema y, no siempre, es posible.

Una situación que prueba esta afirmación es la que fue juzgada por el Tribunal de Justicia del Estado de São Paulo (TJSP), más concretamente por el 2º Juzgado de Familia y Sucesiones del Distrito de São Carlos (fuente: http: //www.tjsp. Jus .br / Noticias (anunciado en el sitio web de TJSP el 20/01/2020. El número de caso no fue revelado porque se está procesando en secreto).

El juez se ocupa de la custodia de un padre, en el que la hija “se niega a asumir la tarea por considerar que fue abandonada por el progenitor cuando era niña y, en el corto período que vivió con él, sufrió varias ataques “.

Si bien esta hija y todos los que se identifican con ella legalmente existe, el deber legal de pagar los alimentos necesarios para la supervivencia de su padre y / o madre, ya que ella y todas las demás que vivan situaciones similares tienen la obligación legal de asumir los costos materiales de lo necesario, la justicia consideró que el amor, el cariño y la atención no entran en esta cuenta y que, por ello, no hay necesidad de exigir que quienes no tienen vínculo cariñoso con quienes necesitan cuidados, sean o se conviertan en sus curador.

Depende de esta persona y de todos los que se encuentran en situación similar, el deber de pagar las cuentas del curatelado por igual si el curatelado no hubiera pasado por el proceso curatorial e igualmente si tuviera que pagar alimentos e hidratación, pañales y medicinas, pero No hay forma de exigir que alguien en esta condición ame a la persona que depende económicamente de él.

El caso juzgado por el TJSP presenta una situación en la que “el hombre está prohibido y depende de la asistencia permanente. Sus dos hermanas son las sanadoras, pero una de ellas presentó una demanda para liberar su obligación, ya que pronto viajará al extranjero. Para ello, indicó la permanencia del co-curador o la inclusión de la hija del curatelado, pero ella se niega a asumir el rol ”.

Las razones que aseguran la imposibilidad de la hija de asumir el rol se basan precisamente en la imposibilidad de exigirle que mantenga vínculos afectivos con este padre, ya que un “informe social prueba la falta de relación entre el curatelado y la hija, así como informe psicológico señala el sufrimiento emocional de la mujer, traumatizada por el comportamiento negligente y violento del padre ”.

Esta consideración fue muy bien considerada por el juez de la causa, Dr. Caio Cesar Melluso, al evaluar que: “aunque es hija del curatelado, así como no se puede obligar al padre a ser padre, no se puede obligar al padre Dar cariño, amor y protección a los niños, cuando son menores de edad, no es posible, con la vejez de los que no fueron padres, obligar a los niños, ahora adultos, a dar amor, cariño y protección a los que ahora son discapacitados. a lo sumo, en una u otra situación, lo que se puede hacer es obligar al pago de la pensión alimenticia ”.

La decisión, que aún se encuentra sujeta a apelación según reporta en la propia web, abre nuevos caminos al tema del fideicomiso, ya que considera que no solo el fiduciario, sino también el fiduciario necesita atención biopsicosocial, especialmente en el caso de que el fiduciario o un posible curador se encuentra ante una situación curatorial y sus condiciones personales no le permiten ejercer esta tarea.

Todo deberá ser evaluado y ponderado, como ocurrió en la causa mencionada.

En la misma medida en que el curatelado pasa por un proceso en el que se analiza sus aspectos biológicos, psicológicos y sociales, quien está a punto de ser curador, también necesita que se respete y se considere su identidad y su individualidad. , con el fin de tener certeza de sus condiciones de poder atender y, por supuesto, del afecto que está o estará o no estará vinculado a sus funciones derivadas del curador.

Los lazos de cariño son tan grandes que no hay forma de financiarlos económicamente ni siquiera de exigirlos en los tribunales, es importante entender que la justicia ha considerado estos temas para que solo así, efectivamente, sea justo.

Es de gran importancia que la sociedad reflexione y discuta lo que quiere para sí a través de las Directrices Anticipadas de Voluntad, tema del curso que impartirá Natália Carolina Verdi en el Espaço Longeviver. Inscripciones abiertas en: https://edicoes.portaldoenvelhecimento.com.br/produto/diretivas/