Saltar al contenido

La exclusión de las personas mayores dentro de sus propias familias

La exclusión de las personas mayores dentro de sus propias familias

Tiempo de lectura: 4 minutos

Muchas veces culpamos a la sociedad por faltar al respeto a los derechos de las personas mayores, aún culpamos al Estado por cometer innumerables injusticias con esta población, pero no podemos olvidar el desprecio, el abandono y la violencia que se vive en las familias.

El 13 de octubre se casó mi prima mayor y para que ese día sucediera exactamente como ella quería, mi familia y yo tuvimos una aventura. El día 12 viajamos todos juntos en un autobús contratado por la pareja, con destino a Minas Gerais, donde se llevó a cabo la ceremonia religiosa, ¿y por qué hasta ahora? ¡Todo por mi abuela paterna! Una señorita de casi 90 años que ya no puede hacer viajes tan largos y por eso mi prima tuvo esta linda actitud que conmovió a todos los invitados. La ceremonia fue hermosa, mi abuela sostuvo los anillos y yo estaba feliz y pude ver la gratitud en sus ojos por el cariño y la preocupación que mostró mi prima en un momento tan especial de su vida.

Presencié, un día antes de la ceremonia, discretamente, una escena en la que tomaba las manos de su nieta y decía algo así: “Que seas muy feliz, hija mía, eres una buena niña y te mereces toda la felicidad en el mundo, gracias por venir aquí solo para verlos casarse “. Mi prima, conmovida, respondió algo como: “Solo quiero que estés presente ese día”. Hasta que subí al autobús y escuché a la gente decir lo hermosa que era la actitud de mi prima, no había notado que, lamentablemente, esto no es normal para todas las familias. En una de las conversaciones con los fotógrafos, uno de ellos le dijo a mi papá: “Yo he participado en muchas bodas, pero ninguno de ellos eran abuelos, la mayoría ni siquiera se preocupan por ellos, que honor para tu mamá”. tener una nieta así.

Visiblemente vemos la exclusión del anciano por parte de la sociedad en el día a día, ya que el sujeto anciano se asocia a una persona enferma, débil, incapaz, inútil, que no tiene sentimientos, placeres y deseos, por eso viene la exclusión. Lo mismo ocurre a menudo dentro de las familias.

En un estudio en el que se entrevistó a un grupo de familias ancianas usuarias del Centro de Referencia de Asistencia Social (CRAS) de la ciudad de Franca-SP, se pudo percibir que la realidad y trascendencia de la vejez se destaca por su aspecto negativo ( enfermedad, falta de fuerza física y capacidad de producción formal), ya que los hijos de las ancianas que fueron entrevistadas, en su mayoría, no ven la vejez con buenos ojos y no valoran esta etapa de la vida, demostrando así la introyección de prejuicio y desvalorización a este segmento, difundido por nuestra sociedad.

¿Cuántas veces nos encontramos con situaciones en las que algunos miembros de nuestra propia familia no tienen paciencia para escuchar las historias y recuerdos de la vida de su abuelo o abuela, o incluso pensar: “Oh, déjalo ahí, ni siquiera le importa nuestra conversación ”o“ No se tiene que ir, no se da cuenta ”, en la que sus hijos, hijas, nietos y nietas toman decisiones sin siquiera escuchar lo que realmente quiere ese anciano, olvidando que es un ser humano y que tiene la voluntad, los sentimientos y el libre albedrío de elegir lo que quiere, porque seguirá siendo el protagonista de su historia hasta el final de su vida.

A menudo culpamos a la sociedad por no respetar los derechos de las personas mayores, culpamos al Estado por cometer innumerables injusticias con esta población, pero tampoco podemos olvidar el desprecio, el abandono y la violencia que existe en las familias. Es deber del Estado, de la sociedad y, en especial, de la familia apoyar a las personas mayores garantizándoles el derecho a la vida con dignidad, dignidad que solo se puede brindar ofreciendo momentos de escucha a nuestros ancianos, respetando su deseos, incluyéndolos en las conversaciones del almuerzo del domingo o en la fiesta familiar.

Está claro que hay que tener en cuenta los problemas familiares y no es mi intención afirmar o exigir que se ame, se sienta afecto o se cuide a nuestros padres, abuelos, bisabuelos …, porque sentimientos como este nunca deben cargarse. Mi intención es ofrecer una reflexión que muchas veces culpamos a la sociedad, exigiendo la inclusión de los mayores en la vida social, pero no los incluimos dentro de nuestras propias familias, no intentamos ni los sorprendemos con actitudes como la de mi primo, y esto es cierto no solo para los ancianos, sino también para los discapacitados, para los negros, para los extranjeros, para los homosexuales y tantos otros grupos, cuya discriminación y prejuicio son el resultado de una cultura donde falta mucho más que la el respeto. Hay una ausencia de empatía, de comprensión, y aquí en concreto, de los ancianos, que ya han aportado mucho a esta sociedad, pero que, lamentablemente, son relegados a un segundo plano por el Estado y también por su familia.