Saltar al contenido

La experiencia en tu empatía

La experiencia en tu empatía

Tiempo de lectura: 6 minutos

Soy una de esas personas que siente el sufrimiento de los demás. En mi experiencia, veo a mucha gente perder a sus seres queridos, y ¿cómo puedo estar feliz de ver eso? Siento el dolor como si fuera yo.

Lourdes B., de 74 años, fue entrevistada por mí en junio sobre el impacto de Covid-19 en su experiencia cotidiana. Conoce la información sobre el coronavirus, especialmente sobre las distintas precauciones que debe tomar. Lo que lo mantiene avanzando en un período tan difícil son sus perspectivas de futuro. El momento de aislamiento, para ella, se desarrolla de una manera muy desafiante. El hecho de tener que quedarse en casa, constantemente, para una señora que está activa, la hace buscar otros recursos para afrontar esta ansiedad. Por ejemplo: cuidar de su cría de animales, sus cultivos y su esposo.

Es interesante ver la resistencia y paciencia de Lourdes B. al lidiar con este período. ¿Vamos a la entrevista?
¿Cómo te ha influido y ayudado tu familia en estos tiempos de aislamiento social?

Me llaman para saber cómo estoy, quieren saber cómo me siento, si tengo el virus o no, les digo que estoy bien y gracias a Dios no contraje nada.
Has hablado mucho con Djane (tu sobrina que vive en Pará), ¿verdad?

He estado hablando mucho con ella, anteayer también hablé con ella. Contrajeron el virus Bruninha, ¡todos lo tenían! Tenía síntomas débiles, pero su hermano se fortaleció, se cansó y todo. Pero en general, todos me están dando fuerzas, comunicándose conmigo, deseándome salud, y a mi edad creo que estoy bien, ¡gracias a Dios! ‘
También creo que te ves genial, ¡saludable!

¡Si! Tengo 74, ¿verdad? Y estoy caminando aquí, logrando hacer lo mío. Siempre caminando con mi máscara, tampoco salgo a la calle por nada. Solo voy al mercado a las seis y media de la mañana para comprar mis cositas. Necesito tener cuidado, ¿verdad Bruninha? Aquí estoy con Sérgio, que está enfermo, y si me sale algo, se lo paso.
En su vida, ¿alguna vez ha tenido un período en el que se sintió similar a cómo se siente ahora? ¿Cómo fue y cómo lo manejaste?

Mira Bruninha, creo que pasé por esto en el momento en que tuve dengue. ¿Recuerdas el dengue, verdad?
¡Me acuerdo sí!

Fue muy fuerte, tuve el primer dengue, ¡casi me mata! Pero no fue lo mismo que ese momento, el dengue casi me mata, pero sigo pensando que fue un poco mejor que este momento que estamos viviendo ahora. En el dengue fui al hospital, me tuvieron que medicar y mejoré. Pero este tengo mucho miedo, y mira, nunca tuve miedo de la enfermedad, la primera vez es esta, que esta es grave, ¿ves? ¡Sí, pero lo es! Tenemos que tener cuidado, me alegra saber que estás atento y sabiendo que es grave.
Si pudieras elegir un lugar para ir ahora, ¿cuál sería? ¿Tomarías a alguien? ¿OMS?

¡Tomaría! Me llevaría a mi esposo al estado de Pará conmigo.
¿Te quedarías con tu familia allí?

¡Si! ¡Quería estar con mi familia y con él! Si elijo, ¡estaba allí!
¿Cómo te sientes con el aislamiento social?

Ah Bruna esto me es fácil de responder, ¡me siento muy mal! Tengo ganas de pasar un día entero en casa, cuidando a mi marido, no poder salir; hay días en los que quiero comprar cosas y no salgo por miedo; Tengo que salir a las seis y media de la mañana para ir al mercado, ya pregunto a qué hora abre para que en cuanto abra esté allí. Nunca hay nadie, compro lo que tengo que comprar y me voy. Si olvido algo, ni siquiera vuelvo a buscarlo, me quedo en casa todo el día. Hay días en los que ni siquiera abro la puerta, estoy totalmente aislado.
Pero dime cómo te sientes, ¿estás ansioso?

¡Ah, estoy deseando dejar a Bruna! Ir a trabajar, estar a mi servicio, volver a casa tranquilamente después, dispuesto a dar un paseo. Si se encuentra atrapado día y noche y no puede salir, ¡es triste! Aguanto porque tengo mucha paciencia, porque si no la tuviera, como muchos no, me hubiera ido de casa, no la respetaría. Es muy difícil para todos, pero en cuanto esto termine, saldremos a caminar juntos.
¿Crees que sacará algo positivo de esta situación?

¡Ah, Bruna, espero que lo hayas hecho! Pero es un poco difícil, no muy fácil. Mi amigo murió en Pará.
Es muy dificil verdad? La mayoría de las veces no podemos pensar en nada bueno.

Eso es exactamente Bruninha, soy una de esas personas que también siente el sufrimiento de los demás. Veo a mucha gente en la televisión perdiendo a sus seres queridos, y ¿cómo voy a estar feliz de ver eso? Siento el dolor como si fuera yo.
¿El contacto diario y constante con la (s) misma (s) persona (s) durante la cuarentena ha sido cómodo o se siente incómodo?

No lo encuentro muy difícil no porque esté cerca de Sérgio, siempre con él, cuidándolo. Ha mejorado mucho, estamos hablando más para afrontar las cosas. Le doy otra comida, una más saludable y él la está aceptando, nos va bien ahora, creo que ha mejorado porque estoy en casa. No estoy en casa, no puedo garantizar nada de su alimentación, pero ha mejorado bien.
Entonces no estás discutiendo, ¿verdad?

Ah, más o menos bien Bruninha (rs). A veces hay discusiones porque quiere hacer las cosas mal y no lo dejo, por su bien. Le digo que quiero cuidarlo, pero en el buen sentido, está bien que vayamos a morir pronto, ¡ya somos viejos! Pero si nos cuidamos un poco, ¡vivimos un poco más!
¿Cómo el aislamiento social está afectando y provocando cambios en el estilo de vida?

Mira Bruna, cambió porque tengo que quedarme aquí. Hasta que esté descansando bien, ¿ves? Pero trabajo más en casa que en mi trabajo, así que me gusta más estar en mi trabajo porque puedo descansar un poco más, ya que no puedo trabajar aquí. Me levanto a las seis de la mañana y solo me voy a dormir a las diez de la noche, ocupándome de una cosa y otra, teniendo que darle medicina a Sergio, la rutina es esta… pero está bien, ¡me estoy acostumbrando!
Pero al menos podrías descansar un poco, ¿verdad?

¡Dio, dio mucho!
¿El período de aislamiento ha cambiado la forma en que come y la duración de su sueño?

¡No, nada ha cambiado! Es normal para mi
Puedes dormir bien, ¿verdad?

Duermo bien, normal, como siempre dormí Bruninha.
¿Y tu comida? Estas comiendo bien?

Ah comida casera, ¿verdad? Mis ensaladas, esa tilapia de la que te hablé, mi sopa, hago esas sopas que siempre hago. ¡Comida realmente ligera!
¿Cuáles son sus expectativas para cuando pase ese momento?

Mi expectativa para cuando esto pase es que podré ir a mi servicio, todo feliz, emocionado (risas). Salir todos los días, estar contigo.
Podemos quedarnos juntos un poco, ¿verdad?

¡Exactamente! Quería salir un poco, airearme un poco la cabeza. Hay veces que me quedo tanto que me confundo, no sé lo que hago, hay veces que no sé dónde estoy. De esa manera es incluso peligroso caer en una depresión, no entro porque tengo mucho que hacer, me ocupo mucho, me ocupo de mi crianza, mis gallinas y mis pollitos, recojo una verdura en mi yarda, estoy feliz con estas pequeñas cosas.
¿Cómo te ha ido el tiempo? ¿Va más rápido o más lento?

¡Ai Bruna, está tardando demasiado! También estoy pensando que esto está tardando demasiado en acabarse, ojalá acabe pronto, y nos libere al menos para hacer nuestro trabajo, para poder ir al mercado más tranquilo, por ejemplo. ¡Siempre usando la máscara, por supuesto!
Entonces sientes que los días son más lentos, ¿verdad?

Parece que el día no corre, hago una cosa, hago otra, a ver si el día pasa pronto. Hago esto para no quedarme quieto pensando en toda esta situación, en tantas cosas malas, porque de todos modos tengo que esperar. Tengo que mantener la calma, no puedo desesperarme, me siento mucho más ligero cuando pienso que todo esto terminará. Dios me dará la paciencia para pasar por este momento.

Bruna Rinaldi – Alumna del quinto período de la carrera de Psicología de la Pontificia Universidad Católica de São Paulo (PUC-SP). Obra escrita en la disciplina “Ancianos en obras de teatro”, impartida por el profesor. Ruth Gelehrter da Costa Lopes, cuya propuesta fue analizar cómo el teatro ofrece abundante material sobre el proceso de envejecimiento contemporáneo. Correo electrónico: brunarinaldi5@gmail.com

Cuidar a alguien, vulnerable y enfermo es una tarea compleja que exige mucho de quienes están en el rol de cuidador. La rutina del cuidado y la acumulación de otras variadas actividades y responsabilidades del día a día, puede resultar en el abandono de uno mismo y en la amenaza del bienestar físico y emocional. Curso de matrícula abierta.