Saltar al contenido

Las 10 preguntas más comunes sobre la interdicción

Las 10 preguntas más comunes sobre la interdicción

Tiempo de lectura: 8 minutos

A lo largo de 2018 recibimos muchas preguntas sobre la interdicción. En este artículo presentamos los más comunes.

Uno de nuestros primeros artículos en este Blog fue sobre la interdicción de los ancianos. El tema es cada vez más evidente, lo que prueba nuestra rutina diaria, ante una sociedad envejecida que muchas veces no sabe cómo actuar cuando un anciano cercano es incapaz de actuar por sí mismo, de expresar su propia voluntad, en innumerables situaciones. en todo Brasil.

A lo largo de este año 2018, recibimos muchas preguntas, por correo electrónico, mensajes o en persona, sobre el tema. Por tal motivo, decidimos volver al tema y plantear algunas de las preguntas que se nos presentaron, por la similitud que presentaban, en forma de preguntas, sin identificar la autoría de quien las formuló.

En la secuencia, presentamos sus respuestas, tratando de aclarar lo que a menudo es una pregunta común a la población lectora de este Blog, independientemente del lugar de residencia de cada lector.

Recalcamos que no se pretende agotar el tema, principalmente porque cada caso es único y siempre habrá peculiaridades.

Sin embargo, preguntas más concretas pueden ser respondidas por un abogado particular, contratado para cada caso, o por la Defensoría Pública, a su cargo en las localidades donde residen quienes necesitan información, sirviendo al presente trabajo para dilucidar de manera genérica lo que muchos es común a muchos brasileños, regido por la misma legislación.

Creemos que surgirán otras dudas y, en su momento, a medida que se aborden, pueden servir de guía para una nueva elaboración, de un nuevo artículo sobre el mismo tema, en una fecha futura.

Después de todo, a medida que envejecemos, nuestras certezas cambian y, en consecuencia, nuestras dudas también cambian.

¡Buena lectura y buenas preguntas para ti!

1 – ¿Cómo funciona un proceso de interdicción?

Un proceso de interdicción funciona, de manera simplista, de la siguiente manera: existe la distribución de la acción, acompañada de documentos que acrediten la imposibilidad de una persona mayor de actuar y / o decidir por sí mismo, con referencia al período al que estos hechos originado.

Esta acción suele ir acompañada de una solicitud para nombrar un administrador temporal.

Este síndico provisorio es la persona que se encargará de realizar todos los actos necesarios con carácter de urgencia, que luego, mientras se demuestre, serán aprobados por el juez, como operar una cuenta bancaria, vender un inmueble propiedad de personas mayores. persona, móvil o inmueble, entre otros.

Posteriormente, se realiza la cita de una entrevista, en la que el juez escuchará al anciano a ser interceptado, con el fin de conocer sus convicciones sobre el caso.

Si la persona mayor no puede asistir a esta entrevista, por ejemplo, porque está postrado en cama o no puede moverse, el juez acudirá a él.

El anciano dispondrá de un plazo de 15 días para impugnar la solicitud de interdicción, si así lo desea.

En la secuencia se determina una especialización, para que un experto o, en su caso, un equipo multidisciplinar (médico, psicólogo, logopeda, por ejemplo), elabore un informe sobre las condiciones de salud en las que se encuentra este anciano.

Este informe será remitido al Juez quien, con base en sus convicciones personales, luego de escuchar al anciano y observar el documento que le remitió el perito o el equipo multidisciplinario, dictará sentencia.

La sentencia decidirá sobre el fiduciario y establecerá sus límites, es decir, definirá si la solicitud es fundada, definiendo quién será el curador responsable del anciano interceptado y qué puede o no puede hacer cuando actúe en representación de este anciano. persona, si es la interdicción de este anciano total o parcial, según cada situación.

2 – ¿A dónde va el proceso de interdicción?

El proceso de interdicción está pendiente en el foro de la localidad donde se encuentra el anciano, es decir, en el foro del lugar de su residencia, la residencia de la familia con quien comparte su hogar, la Clínica / Hospital donde se encuentra está hospitalizado o el LTCF se encuentra institucionalizado.

3 – ¿Cuánto tiempo tarda en completarse un proceso de interdicción?

No hay ninguna regla. Todo dependerá de cada caso, como el volumen de casos en el registro del foro donde se tramita el caso, si habrá alguna complicación con los ancianos, etc.

4 – ¿El Centro de Cuidados a Largo Plazo para Ancianos (ILPI) tiene un número máximo de personas mayores de las cuales puede ser el curador?

No. No hay un número máximo. Sin embargo, es importante saber que la LTCF será la curadora del anciano que justifique esta necesidad y será responsable de cada anciano individualmente, si así lo determina el juez de cada caso. La ley establece una lista de quienes pueden ser curadores y la LTCF es una de las legitimadas.

No obstante, puede darse el caso de que el Juez de la causa determine la prueba de la ausencia de otros posibles fideicomisarios, como cónyuge / pareja u otros familiares, antes de otorgar el servicio curatorial solicitado por la LTCF.

5 – ¿Es la interdicción una regla?

No. La interdicción es una excepción en el ordenamiento jurídico vigente, ya que con su aprobación se restringirá la autonomía de la persona mayor dentro de los límites en que fue determinada, ya sea parcial o totalmente.

Después de la promulgación del Estatuto de las Personas con Discapacidad (también llamado LBI – Ley de Inclusión Brasileña), la regla es que cualquier persona, independientemente de su discapacidad o edad, tiene su autonomía respetada, dentro de los límites en los que se presenta.

Es decir, habrá interdicción sólo y sólo en casos probados, por todas las pruebas legales admitidas, e incluso podrá ser parcial, si así se comprueba el compromiso de la persona que pretende interceptar.

Por ello, tras el advenimiento de LBI, surgió la situación de la llamada toma de decisiones apoyada, en la que, luego de todos los trámites procesales, parece que el anciano debe actuar apoyado en la decisión de quienes lo asisten.

Existe en casos, por ejemplo, de personas mayores que son víctimas de ictus (accidente cerebrovascular), que tienen deterioro motor, pero no cognitivo. No pueden moverse sin grandes dificultades, pero pueden decidir qué comprenden mejor por sí mismos.

La legislación establece que “La toma de decisiones con apoyo es el proceso por el cual la persona con discapacidad (1) elige al menos 2 (dos) personas idóneas, con las que tiene vínculos y que gozan de su confianza, para brindar apoyo en la decisión. -Realizar actos de la vida civil, proporcionándoles los elementos e información necesarios para que puedan ejercer su capacidad ”(artículo 1783-A del Código de Procedimiento Civil). La toma de decisiones apoyada, así como la interdicción, se inscribe en el Registro Civil de Personas Naturales, con el fin de dar a conocer todos los actos que eventualmente puedan ser practicados por los ancianos en esta condición.

6 – ¿Cuáles son las funciones del curador?

El curador es la persona responsable de los movimientos patrimoniales y empresariales de las personas mayores. Es la persona que también se encarga de todos y cada uno de los cuidados al anciano, como por ejemplo, el seguimiento médico y la observación de la rutina hospitalaria donde está internado o el LTCF en el que está institucionalizado. Es la persona quien responderá legalmente de sus actos, en la medida en que realice transacciones patrimoniales y / o comerciales de bienes y / o valores de las personas mayores, si existe una determinación judicial al respecto.

7 – A los ancianos se les canceló la prestación. No probó su vida en el banco donde lo recibe porque ya no pudo firmar. ¿Cómo regularizo este recibo?

Para recibir los beneficios que le corresponden, sea jubilación o pensión, o incluso para poder operar sus cuentas bancarias, el anciano debe, recibir notificación del banco en el que las mantiene, acudir al lugar y realizar la prueba de vida, que acredite que está en condiciones de realizar las transacciones financieras necesarias.

Es común en algunos casos, como los pacientes que padecen Alzheimer, por ejemplo, que la enfermedad progrese muy rápidamente y que, en poco tiempo, esta persona que está enferma ya no pueda firmar con su nombre.

En estas situaciones, no podrás hacer el comprobante de vida, razón por la cual los bancos ya no suelen realizar pagos de los montos adeudados, como el pago de beneficios y otras ganancias, ni autorizan el movimiento de montos que son en su cuenta bancaria. y que le pertenecen, dado que, sin prueba de vida, el banco no tiene forma de saber si la persona ha fallecido o si está viva, pero enferma y sin poder firmar con su propio nombre.

Com o não pagamento dos valores, é igualmente comum que as famílias fiquem preocupadas, acreditando que os valores não serão mais repassados aos idosos, sendo que estes valores são fundamentais no custeio desta pessoa, que deles depende para pagar seus planos de saúde, sua alimentação , entre otros.

Para regularizar esta situación, es necesario distribuir una demanda con una solicitud urgente de nombramiento de fiduciario provisional.

Este fiduciario provisional, designado por el tribunal, acudirá a la sucursal bancaria con el documento judicial que acredite su condición de responsable del titular de la cuenta de edad avanzada y / o de la (s) prestación (es) y hará, de acuerdo con los trámites administrativos propios cada banco, solicitar la regularización de la liberación de sus pagos atrasados, así como ser registrado como responsable de la recepción de valores futuros y transacciones bancarias que sean necesarias, de acuerdo con las reglas específicas de cada institución.

8 – ¿Puede un hijo que reside en otro país y que tiene un padre o una madre que necesita ser proscrito ser su sanador?

Depende. El Curador es la persona que tendrá a su cargo los trámites patrimoniales / comerciales del anciano interceptado, así como el responsable del cuidado de esta persona a interceptar. Por esta razón, la proximidad física tiene una relevancia considerable.

Por tal motivo, un menor que resida en otro país, con base en la premisa anterior, deberá verificar minuciosamente las condiciones que lo afectan para que se le otorgue el fiduciario a su favor.

El caso dependerá, por ello, del entendimiento judicial para ser aceptado o no.

De acuerdo con la legislación, el Curador de un anciano en esta condición puede ser algún otro familiar más cercano, el representante de la Clínica / Hospital donde se encuentra internado o la LTCF donde se encuentra institucionalizado, según la situación, lo cual será considerado por el Juez del caso en el caso de realizar una solicitud al respecto.

9 – En una situación en la que dos hijos cuidan del mismo padre o madre, ¿pueden ser simultáneamente curadores de esta persona?

Sí. Esta situación se llama custodia compartida. Cada uno de los fideicomisarios será responsable del fideicomisario en la medida que lo decida el tribunal, como es el caso, por ejemplo, de que uno de los hijos sea responsable del cuidado de los asuntos patrimoniales y el otro del control de salud que sea necesario, como viajes al médico o visitas a la Clínica / Hospital o LTCF donde se encuentra la persona mayor.

Todo dependerá de lo que decidan las partes y de lo que se conceda o se niegue en los tribunales.

En cuanto a las funciones de los síndicos, en la medida que determine el juez del caso, deberán ser probadas por quienes las ejerzan, si así lo entiende el magistrado que actúa en el proceso.

10 – Hay un anciano a mi lado, sin familia, sin nadie que lo visite y que vive solo. Este anciano ha demostrado una ausencia de autocuidado, como el olor a basura que emana de su residencia y la fragilidad con la que se presenta, ya que puede caer en su casa y quedarse allí días sin que nadie lo ayude. ¿Qué tengo que hacer?

Esta es una situación muy común en la actualidad. Las personas están envejeciendo y, por igual, han elegido cada vez más vivir solas.

Difícilmente estaremos seguros de si tienen o no familia, ya que el hecho de que no reciban visitas no es un factor concluyente para que podamos afirmar que no las tienen.

En todo caso, la legislación impone a la sociedad la tarea de cuidar a sus mayores, por lo que, ante una situación como ésta, es importante que se informe del caso al Ministerio Público más cercano, al Consejo Municipal de la Ancianos de la localidad o de la Comisaría de Ancianos de la comarca.

Es nuestro deber cuidar de nuestros ancianos, sin importar si somos los curanderos de alguno de ellos.

Notas

(1) Leer personas mayores con discapacidad, enfoque de nuestras explicaciones, pero esto es cierto independientemente de la edad de la persona con discapacidad).