Saltar al contenido

Prioridad legal para espacios de estacionamiento para personas mayores en estacionamientos

Prioridad legal para espacios de estacionamiento para personas mayores en estacionamientos

Tiempo de lectura: 4 minutos

El gran problema de las plazas de aparcamiento reservadas a las personas mayores en los aparcamientos es la inspección, ya que en los grandes centros la activación de las autoridades de tráfico y su llegada a los lugares suele tardar bastante, lo que acaba haciendo que la mayoría de la población no insista en cobrar sus derechos.

No es difícil ingresar a un hipermercado, un centro comercial o tránsito por la vía pública donde hay espacios limitados para personas mayores, y toparse con un vehículo estacionado por una persona que no tiene esta condición.

Si bien la vejez no es sinónimo de enfermedad o discapacidad, los espacios reservados para la población mayor están diseñados para facilitar la movilidad de quienes, por los años ya vividos, necesitan respeto y una mejor accesibilidad a los lugares a los que se dirigen.

Por ello, las vacantes se ubican cerca de ascensores, escaleras o rampas de acceso en los centros comerciales, lo que es interpretado por muchas personas no mayores, como una medida capaz de hacerles la vida más fácil, muchas veces con la excusa de que solo usarán los lugares. marcado por “unos minutos”.

El Estatuto de la Anciana garantiza el 5% (cinco por ciento) de los espacios en los estacionamientos públicos y privados para la población de 60 (sesenta) años o más, quienes deben estar posicionados para garantizar el mejor confort a las personas mayores.

El Código de Tránsito, por su parte, tipifica como conducta muy grave, sujeta a 7 (siete) puntos en la licencia de conducir, multa y retiro del vehículo de quienes infrinjan las normas de tránsito y supriman la garantía prevista en el Estatuto, estacionar sus vehículos en lugares que, por ley, están garantizados a los sexagenarios.

La prueba de la calidad de la persona mayor y la garantía de las plazas de aparcamiento en los términos de la legislación vigente se entrega con la tarjeta de la persona mayor, documento que se obtiene de los Departamentos Municipales de Transporte.

Para obtener este documento, es necesario que quienes estén interesados ​​en él accedan a la información de las Secretarías Municipales y, de acuerdo con la documentación de respaldo y las normas requeridas por las mismas, soliciten su envío.

Es común que los ancianos ya no conduzcan y tengan sus conductores, ya sea un hijo, un esposo, una esposa, un amigo o un cuidador guiando los vehículos que los transportan.

Nesta situação, além da documentação comprovando a qualidade do idoso que solicita seu cartão de estacionamento, necessário se faz que o condutor também apresente os documentos exigidos para comprovar sua qualidade de motorista do sexagenário que tem a garantia legal, tudo conforme também dispõem as Secretarias Municipais de transporte.

No debemos olvidar que en algunas localizaciones, como en la vía pública, existe la determinación de que los vehículos estacionados en espacios demarcados, aunque estén destinados a la población sexagenaria, solo los ocupan después de que sus padres abonen los valores municipales referidos a la facturación. de los espacios.

Con el pago de estos valores (lo que en São Paulo llamamos la Zona Azul), de acuerdo a las horas utilizadas por los espacios de estacionamiento en los espacios (hay valores específicos para el número de horas, variando según cada ubicación ), el uso del lugar está asegurado con la disponibilidad de la tarjeta de la persona mayor generalmente en los paneles de los automóviles, a la vista de las autoridades competentes.

La tarjeta de anciano tiene fecha de caducidad y es importante ceñirse a ella, con el fin de promover la renovación del documento de manera oportuna para acreditar la calidad de la persona mayor y garantizar el acceso a los espacios reservados.

El gran problema de los espacios reservados a las personas mayores es la inspección, ya que en los grandes centros, la activación de las autoridades de tráfico y su llegada a los lugares suele tardar bastante, lo que acaba haciendo que la mayoría de la población no insista en cobrar sus derechos.

Es necesaria la conciencia colectiva de lo que establece la ley, que sobre todo, antes de ser una pauta legal para la adecuación de la conducta, debe existir una reversibilidad de la conducta moralmente inaceptable por parte de quienes, aún jóvenes y guiados por su “Date prisa” ”, Hacer uso de derechos que no son los suyos y hacer uso de las vacantes para la población mayor de sesenta años.

Son necesarias campañas dentro de los establecimientos comerciales, en las redes sociales, discusiones en núcleos familiares, en grupos de amigos, la elaboración de políticas públicas más efectivas, pero sobre todo, sentido común para que todo esto se impulse con éxito, ya que emanan de las personas y son también dirigido a ellos.

Todos somos viejos, aunque con diferente número de años vividos. Hemos llegado a la edad que tenemos hoy, aunque no seamos sesenta, simplemente porque nuestros cuerpos han envejecido y hoy llevamos la edad cronológica que es inherente a nuestros documentos de identidad.

Sin embargo, hasta nuestros últimos días, seremos seres humanos y merecemos por la misma razón ser y hacernos respetar en igualdad de condiciones, no por el mero cumplimiento de las leyes, sino por la certeza de que solo seremos verdaderamente humanos si Entendemos que en una colectividad, el derecho de uno termina donde comienza el del otro, sin importar si somos inspeccionados o no.