Saltar al contenido

Qué decir sobre los avances en los derechos de las personas mayores

Qué decir sobre los avances en los derechos de las personas mayores

Tiempo de lectura: 6 minutos

Si la sociedad quiere mejoras, necesita unirse y movilizarse para lograrlo. De todas las categorías involucradas en la lucha en un barrio de São Paulo, las personas mayores son siempre las más persistentes y partícipes de sus derechos, aunque la lucha no les beneficia directamente, como la lucha por una guardería.

“Qué decir sobre los avances en los derechos de las personas mayores” fue el tema central discutido en el Centro de Estudios e Investigaciones sobre el Envejecimiento (NEPE), del Post de Gerontología de la PUC-SP, realizado el 28 de marzo. El evento, abierto a la comunidad y gratuito, tuvo como objetivo discutir el estado actual de los derechos de las personas mayores y su aplicación real.

Para esta discusión, el evento contó con los siguientes invitados: Délton Esteve Pastore, Fiscal de Derechos Humanos del Área de Ancianos del Ministerio Público del Estado de São Paulo; Elias Novelino, periodista y estudiante de maestría en Gerontología Social de la PUC-SP, y Luiza Maria Vendrametto, representante del Grupo de Ancianos de la Unidad de Salud Jardim Vera Cruz II, en São Paulo. Como coordinador de eventos y mediador de debates, el Prof. Flamínia Lodovici, coordinadora del Post de Gerontología y algunos estudiantes de maestría de la PUC-SP.

Los eventos realizados por NEPE siempre tienen como objetivo demostrar los resultados de los estudios realizados en el Programa de Gerontología de la PUC-SP, en relación con las demandas sociales y la aplicabilidad de estos estudios. En este encuentro específicamente, los organizadores presentaron los derechos de las personas mayores y los cambios que se produjeron a lo largo del tiempo, a través de la explicación del promotor Dr. Délton, además de correlacionar este conocimiento con las vivencias de las personas mayores en la Unidad de Salud Jardim Vera Cruz. , que cuenta con la actuación voluntaria de los periodistas Elías y Luiza, invitados a esta mesa de discusión.

Se acordó que la “causa del envejecimiento” debería ser colectivizada por la sociedad, desarrollando alianzas para las mejores prácticas con las personas mayores. De esta forma, el Dr. Délton se encargó de explicar el papel del Ministerio Público en esta colectivización.

Rol del Ministerio Público

El Ministerio Público está definido por la Constitución Federal como un órgano de interpoderes o funciones (ejecutivo, legislativo y judicial) y con la responsabilidad de fiscalizar estos poderes de la misma manera. A través del artículo 127 queda claro que la misión constitucional e institucional del Ministerio Público es defender los intereses colectivos y los intereses individuales indisponibles, es decir, los intereses colectivos como ambiente de equilibrio y los intereses individuales indisponibles como la salud y la libertad.

Por lo tanto, cuando el anciano es sometido a algún tema que lo perjudica, como maltrato por parte de alguien, este caso debe ser llevado al Ministerio Público que califica esta situación como situación de conflicto, ya que no se están respetando los intereses. Según el Dr. Délton, los casos de ancianos maltratados, ancianos que han sido aislados, ancianos acumuladores, entre otros casos, son muy comunes. Es entonces en estos casos de Situación de Conflicto que actuará el Ministerio Público.

El Estatuto de la Tercera Edad es el principal instrumento que se utiliza para trabajar con este público de personas de 60 años o más. Hay mucha discusión sobre esta edad establecida de 60, ya que a algunas personas les resulta temprano para considerar a una persona mayor. Sin embargo, el Dr. Délton señala que, realmente, la entrada en la vejez no es algo tan marcado en la entrada de los 60 años para todas las personas. Cada individuo experimentará su envejecimiento en un momento específico, incluso influenciado por sus condiciones sociales.

Sin embargo, a pesar de esta división por edades, las personas mayores siguen siendo Sujeto de Derechos y siempre lo serán. Lo que puede pasar en casos de algún daño físico o intelectual más grave, es la necesidad de un curador para este anciano incapacitado. El Ministerio Público reconoce al Curador como alguien elegido para decidir sobre temas de la vida del anciano.

El Ministerio Público no puede manejar todas las situaciones. Hay cuestiones que, aunque el sujeto sea anciano, Sujeto de Derechos, el Ministerio Público no puede actuar. Por ejemplo, demandas tomadas por la Fiscalía para sacar a los ancianos sin hogar de esta situación, pero el propio anciano no quería salir de la calle, ni siquiera de un condominio que quiere expulsar a un anciano que causa problemas a todos, para vivir en un asilo. En estos casos, el Ministerio Público tiene una acción limitada.

Derechos comunitarios

A partir de los aportes del Promotor Dr. Délton, el periodista Elias Novelino presentó su lucha por mejoras en los temas sociales de su comunidad y sus logros en los últimos 30 años, con otras personas igualmente comprometidas.

Relata que muy joven, en la época de la dictadura, se enteró de un periodista que fue ahorcado y, sancionado, fue tocado por causas populares, colectivas, principalmente de minorías como mujeres, negros y ancianos. A lo largo de su vida, fue consciente de los prejuicios y estigmas que están por todas partes, pero que apenas notamos. Las palabras que usamos todos los días, los gestos que hacemos … todo puede denotar prejuicios y dañar a una categoría de personas.

En la década de los 80 comenzó a participar activamente en temas sociales en su barrio. Él y los demás involucrados buscaron reunirse con representantes políticos en busca de mejoras en la atención médica. Reunieron a muchas partes interesadas y lograron un gran peso entre los políticos de la época. Él creía y sigue creyendo que, sentados en nuestros hogares, no lograremos nada. Si la sociedad quiere mejoras, necesita unirse y movilizarse para lograrlo.

Para esta lucha lograron obtener la Unidad Básica de Salud del barrio, denominada “Jardim Vera Cruz II”. Este fue sin duda un gran logro, pero en el transcurso de 22 años, Elías junto con su equipo, tuvieron que tener cuidado de no perder la unidad, ya que sufría constantes amenazas de ser sacado del barrio.

Elías señala la necesidad de ser líderes, pero, al mismo tiempo, capacitar a todos los involucrados para que también sean líderes. El movimiento no puede detenerse. También se da cuenta de que, de todas las categorías involucradas, los ancianos son siempre los más persistentes y participativos, incluso si la lucha no les beneficia directamente, como la lucha por una guardería.

En esta Unidad Básica de Salud, hoy en día, existen muchos grupos terapéuticos, además de la atención clínica. El grupo de ancianos surgió en 1997 de la percepción del Director de UBS en ese momento de que los ancianos necesitaban un lugar reservado para compartir sus preguntas. Esta conciencia de este empleado público, así como la conciencia de otros empleados de UBS, también marcó y marcó la diferencia. Comprometidos de esta manera, están mejorando la región y la ciudad en su conjunto.

Finalmente, Luiza María Vendrametto, también representante de la Unidad de Salud Jardim Vera Cruz II, amplió y materializó para todos los asistentes lo que se decía sobre los derechos de las personas mayores.

Ella, empleada bancaria jubilada, acudió a la Unidad de Salud hace más de 20 años, solo porque necesitaba un documento. Aunque viví en el vecindario durante muchos años, nunca había estado en la unidad. Cuando llegó, notó que la gente estaba al servicio de la comunidad con mucha educación, amabilidad y simpatía. Ella estaba encantada y buscó la dirección de UBS para ofrecer hacer cualquier cosa que la institución pudiera necesitar. Pronto estuvo allí todos los días de la semana como voluntaria ayudando con lo que fuera necesario. Ella aún no era mayor en ese momento.

Inicialmente, los empleados la vieron como una inspectora, pero pronto se dieron cuenta de que no era así. Ella estaba realmente ahí para ayudar.

Al principio, me di cuenta de que la demanda de los mayores era mucho más psicológica que clínicamente física y, por lo tanto, se enfocaba mucho en desarrollar grupos con personas mayores. Uno de los grupos que ayudó a estructurar es “Cómo no hacer nada juntos”, con 12 participantes mayores.

Pronto, Luiza fue a estudiar Terapia Comunitaria para hacer un trabajo aún mejor como voluntaria y dice que no hace nada de esto por “bondad”, sino porque realmente le hace bien. Todos los participantes de los grupos encuentran un lugar para hablar sobre lo que se mantienen fuera de allí por diferentes razones y son escuchados sin juzgarlos ni una respuesta rápida. Simplemente se escuchan. Esto les genera calidad de vida.

Mayte Pereira es psicóloga y estudiante de maestría en el Programa de Postgrado en Gerontología de la PUC-SP. Correo electrónico: mayteapereira@gmail.com