Saltar al contenido

Sí, está envejeciendo, ¿y ahora qué?

Sí, está envejeciendo, ¿y ahora qué?

Tiempo de lectura: 8 minutos

Mi padre está envejeciendo y eso me hizo buscar un curso con enfoque en Gerontología Social porque entiendo que estudia la vida y no la enfermedad.

Hace unos cinco años fuimos a almorzar al club (restaurante de autoservicio), cuando noté que le temblaba un poco la mano cuando tomó la comida y la puso en el plato. Y a partir de ese día comencé a mirar esto, y de manera equivocada alabé este y otros síntomas de un estado natural del ser humano. Este ser humano, que es mi padre, a quien le tengo un amor que alguna vez fue patológico (tan intenso), pero que hoy está en el rumbo de lo sano. Padre que me crió a mí ya mi hermana solo, porque perdimos a nuestra madre cuando éramos niños (4 y 6 años).

La primera vez que me di cuenta de que mi padre estaba envejeciendo, lamentablemente, fue por dos episodios de “olvido” y de ahí pensé: sí, está envejeciendo, ¡y qué bien! Significa que está viviendo, entonces era hora de encontrarme con todo ese miedo, realidad, ausencia, y también buscar algo que lo reconfortara para que algo tan natural y pleno no me tragara y me impidiera vivir tan bien. momentos con él.

Entonces decidí estudiar para entender más sobre esta fase, y encontré pertinente el curso de extensión “Fragilidades en la vejez: gerontología social y cuidados” (PUC-SP) para resolver mis curiosidades. Llegué al curso gracias a mi padre y me enteré por los profesores que estamos estudiando para y para nosotros. El curso habla sobre vivir, la vida y cómo vivir cómodamente con todas las aventuras de un cuerpo que sufre el impacto del tiempo.

Tenemos un dato, según Oliveira, Côrte y Lopes (2018), que citan la investigación realizada por el Instituto Brasileño de Geografía Estadística realizada en 2000, “El número de habitantes de 60 años o más se duplicó entre 1950 y 1991, y los de 65 años o más casi se triplicaron en el mismo período ”(p. 28). También según estos autores, que toman como base la investigación realizada por Pessoa (2009), y reflexionan sobre la perspectiva de longevidad, “En 2006 se superó la marca de los 700 millones, y las proyecciones demográficas indican una cifra en 2 mil millones de ancianos personas en 2050 ”.

En esta dirección, Camarano (2013, citado por Oliveira, Côrte y Lopes 2018), señala que Brasil ya no es un país de jóvenes. Es probable que el Censo de 2030 encuentre el número máximo de brasileños que se puede prever: unos 208 millones, de los cuales el 20% serán ancianos (p. 55).

También vimos en el curso que la gente en Occidente tiene dificultades para afrontar la muerte, no hablamos como algo natural del ciclo de vida, y por eso le tememos, de tal manera que ni siquiera hablamos de pero queremos distancia, y se convierte en tabú. Sí, hay dolor, sufrimiento, nostalgia y tantos otros sentimientos, pero es la única certeza que siempre hemos tenido.

Pero, ¿qué es la muerte?

De una forma muy sencilla: es el final de algo, en este caso, el final de una vida. Según el diccionario Houaiss, la muerte tiene el siguiente significado: 1 – Acto de morir. 2 – El final de la vida. 3 – Cese de la vida (animal o vegetal). Hay tantas culturas que ven de una manera donde no hay tanto sufrimiento, como en México (Dia de Muertos), donde creen que en este día los muertos vienen al mundo de los vivos para comer y celebrar. En lugares públicos suben fotos de personajes famosos, como Frida Kahlo, y van al cementerio a lavar las tumbas, cantar, llevar comida, flores y velas. Los mayores abren la tumba, lavan las calaveras y se cambian de ropa. Pronto es un momento de culto, marcado por momentos de alegría, no hay tristeza sino rituales. Por no hablar del pasaje hecho por los orientales, es un hecho que quien determina todo este entendimiento es la religión, que lo aligera o no por las creencias.

¿Y por qué hablar de la muerte? Por un lado, tenemos que pensar que matemáticamente estamos más cerca del final de la vida, pero que tenemos muchos años por delante, después de todo estamos viviendo más.

Me preocuparé por poner aquí lo que he ido descubriendo a la ligera, como debe ser, la llegada a la vejez, a la vida, eso sí, porque sigue.

Pero, ¿por qué seguir pensando, esperando, esperando, temiendo? Sí, como cualquier etapa, la vejez debe verse como una más. ¿Pero a quién le gusta envejecer? ¿Quien quiere? ¿Quién prepara? Nunca hemos escuchado que sea una fase tan deseada, como las anteriores. Sí podemos y tenemos que prepararnos de la mejor manera, al fin y al cabo nuestro cuerpo ya no será el mismo, nuestro cerebro, nuestra memoria. Algunos expertos médicos dicen que empezamos a envejecer a los 40, en realidad desde que nacimos, pero algunas partes del cerebro son “isquémicas”, es decir, hay micro infartos, están perdiendo función.

Aún así, según los autores Oliveira, Côrte y Lopes (2018), ser anciano involucra aspectos relacionados con los años vividos y cómo una cultura determinada concibe este hecho. Ser una persona mayor incluso en diferentes barrios no es lo mismo, dadas sus peculiaridades de condiciones de vida. Se recomienda insistir en la idea de que el envejecimiento no es solo un momento de la vida, sino un proceso complejo que requiere más estudios para ser entendido, tanto por quienes lo experimentan como por la sociedad. Una sociedad que tiene mucho que evolucionar para brindar la subsistencia necesaria a este público. Y también medicina que tiene mucho que estudiar para curar o al menos reducir las enfermedades que afectan a todos los seres humanos. La prevalencia de demencia, frecuente en los ancianos, se duplica cada 5 años, lo que se traduce en un aumento exponencial con la vejez. Destacamos las 4 causas más frecuentes de demencia irreversible: enfermedad de Alzheimer (EA), demencia vascular (DV), demencia con cuerpos de Lewy (DCL) y demencia frontotemporal (DFT) (p. 31 y 32).

En el diccionario Houaiss, la palabra viejo aparece como viejo, que es viejo, anciano, que ha existido durante mucho tiempo. La palabra me pareció un poco peyorativa, con una connotación negativa, pero desde que hice el curso cambié de opinión. Y pensé en el niño, el adolescente, el joven, el adulto y el anciano, eso es, es así de simple.

El cuidado

La práctica del cuidado está ligada al verbo cuidar; en el diccionario Aurélio significa: imaginar, suponer, pensar, meditar, tener cuidado, tratar de interesarse, trabajar, juzgar, dejarse tratar. En este sentido, nos damos cuenta de que cuidar es una tarea compleja, con diferentes motivaciones, que requiere del cuidador preparación, disposición, atención integral, agotamiento físico, implicación emocional y renuncia a sus intereses personales en favor del cuidado del anciano con dependencia.

En el libro ¿Quién cuidará de nuestros padres? La inversión de roles, cuando avanza la edad, de Silva, M. (2016), el autor aborda la importancia del cuidado, y también todos sus matices, que suele “quedarse” para el hijo soltero, que no salió de casa, o para los que viven más cerca. También hay un tema de toda la familia, tenemos que mirar hasta dónde podemos cuidar y ayudar, y cuándo requiere la ayuda de un profesional más especializado.

Todos tienen una responsabilidad con ese familiar. Es un hecho que siempre hay alguien que se preocupa más, pero no solo es su responsabilidad “cuidar”, es la familia y no solo un miembro. Según Boff (2005), el cuidado no es y es solo algo que tiene el ser humano, el cuidado somos nosotros, es decir, tiene una dimensión ontológica, entra en la constitución del ser.

Y si envejecemos y vivimos más, debemos preocuparnos por cómo se desarrollará este proceso. Y no queda otra que intentar vivir de la forma más saludable para paliar los efectos del tiempo y retrasar cualquier daño. El momento es seguro para todos. El envejecimiento está relacionado con las circunstancias de cada ser y el tipo de vida que llevó, cuerpo y mente y no solo la física. Lo físico es solo lo que viene primero, lo que no se puede disfrazar.

Durante la redacción de este artículo, mi padre tuvo diverticulitis y tuvo que permanecer en el hospital durante tres noches para tomar antibióticos, y cuando fui a visitarlo era inevitable no pensar en toda la literatura que había leído, y en todas las clases. . Hice algunas asociaciones, y las compartiré con ustedes: Mi hermana mayor es la cuidadora, quizás porque trabaja en el campo de la salud como nutricionista, más específicamente en un hospital, siempre estuvo atenta a los exámenes, resultados y sus consecuencias, contacto con médicos, dolor, ella hizo una lista de todos los medicamentos que toma y camina con ella. Yo tengo el rol de la hija que lo lleva al estadio a ver partidos del Palmeiras, le pido que suba y baje, porque tiene tiempo y también porque tiene actividades que hacer, yo también soy la que lo lleva a la bar toma esa cerveza. Mi madrastra es el cuidador oficial presente a diario y que conoce los comportamientos, e incluso pequeños cambios, de aquellos a los que ya no tenemos acceso, ya que ya no vivimos con él. Mis hermanos son hombres, muchachos y actúan de una manera más superficial, se preocupan, cuidan siempre que pueden y además al cabo de un tiempo están más atentos al comportamiento de nuestro padre.

Mirando a mi padre ahí sentado en esa cama de hospital, de buen humor, pensé: Oh Dios, no quiero que sufra, que sea hospitalizado, porque creo que está sufriendo mucho. Ese ambiente inhóspito, triste, gris, sin vida, esto no coincide con la alegría de vivir que tiene, pero estamos atentos a comportamientos y exámenes.

Al final del curso, entiendo que la Gerontología Social estudia no solo el envejecimiento sino la vida, y cómo vivirla de una manera más saludable. Recomiendo el curso a todo ser humano, ya que es una forma de ver la vida tal como es. Hoy tengo otra mirada a mi propia vida, a cómo estoy envejeciendo, y también a mi padre, mi viejo.
Referencias
LODOVICI, FMM (organizador), Envejecimiento y cuidado: una clave para vivir. 1ª ed. São Paulo: Portal Edições Aging, 2018
SILVA, M., ¿Quién cuidará de nuestros padres? La inversión de roles cuando avanza la edad. 1ª ed. Río de Janeiro: Viva Livros, 2016

Luana Alvarenga Feitosa Vilar – Psicóloga egresada de la Universidad Mackenzie en 2003, con posgrado en Políticas y Prácticas de Promoción Social de FAPSS (2005) y Gestión de Proyectos Sociales de Senac (2014). Desde 2005 trabaja en el ámbito de la Educación, más concretamente con la formación de jóvenes para su inserción en el mercado laboral y actualmente como docente en el Senac en el Programa de Aprendizaje en cumplimiento de la Ley 10.097 / 2000 (desde 2010). Texto redactado para el curso de ampliación “Fragilidades en la vejez: gerontología social y cuidados”, impartido por la PUC-SP, bajo la coordinación de Beltrina Côrte, en el segundo semestre de 2018. E-mail: luanavilar2@gmail.com