Saltar al contenido

Todavía no soy viejo … ¿verdad?

Todavía no soy viejo ... ¿verdad?

Tiempo de lectura: 9 minutos

Vivir es experimentar y no temer los sentimientos y emociones que trae el día a día. Son experiencias que se tejen en el día a día, con el compañerismo y la amistad, que hacen la vida mucho más liviana y disuelven sus disgustos, es decir, experiencias aún menos agradables se transforman cuando tenemos a alguien que nos acompaña y nos fortalece.

Vera da Rocha Resende

Obra de Yulia Brodskaya

Me senté a escribir este texto y no sé cómo lo voy a terminar. Es una renuencia a pensar en mi proceso de envejecimiento. ¿Qué señales en mí apuntan hacia mi caminar hacia el final, si desde que nacimos empezamos a envejecer? Recientemente organicé un curso de formación para cuidadores de personas mayores en una institución de larga duración. Investigué y verifiqué la cantidad de material de apoyo con el que podía contar y preparé un curso que cambió la vida diaria del hogar, valoró el trabajo de los cuidadores y despertó su deseo de superarse. Desde entonces me he dedicado a organizar cursos para cuidadores de personas mayores y bromeo con la idea de prepararme a quien me cuidará en el futuro. ¿Será? No importa, porque no tenemos forma de controlar la vida.

Desde niño veía la vejez como un gran enigma. Las personas mayores siempre fueron muy veneradas por los adultos más jóvenes, así que aprendí a mirarlas y dirigirme a ellas con gran respeto. Mi abuela materna fue la primera persona mayor que conocí. Estaba muy malhumorada, infeliz, no podía ver nada bueno en su vida y parecía que el mundo le debía una gran deuda. Por eso a mi padre no le agradaba mucho, estaba irritado por su expresión grosera. Fue suficiente que alguien te preguntara “¿cómo estás?” para que ella responda: “Estoy aquí para que se vaya la serpiente”. Con el tiempo me volví retraído, evité el contacto con ella, quien, a su vez, no pudo soportar mi arrogancia adolescente. Aun así, a mis hermanas ya mí nos enseñaron a “respetar su edad” y, por cierto, su mal humor. La imagen que me dejó es la de la anciana sin alegría y sin cariño, porque no había ternura hacia sus nietos.

La partera, que atendió a mi madre cuando nací, fue la segunda persona mayor que conocí. Era sensible y cariñosa, lo opuesto a mi abuela. Lloré mucho y me abracé al recordar mi nacimiento, porque era un bebé casi muerto, que necesitaba ser resucitado. Esta historia me fue contada en innumerables ocasiones y con mucha emoción, siempre parecía que cuando la recordaba, se enviaba gente al velatorio precoz que no existía. Me convertí en adulto con la convicción de que había ganado la batalla contra la muerte y, por lo tanto, no necesitaba temerla. Hoy, a los 68, sigo pensando que solo hay un aplazamiento de mi primera experiencia de vida y me gusta mirar esta historia sintiéndome victoriosa. No es la muerte lo que me asusta, sino la vida, con sus incongruencias e injusticias. Me preguntaba si las lágrimas de la “abuela Carolina” se debían sólo a los recuerdos que tenía de la experiencia de mi nacimiento, o si tenía otras razones para llorar. Pero su ternura no me permitió disociar la vejez, la tristeza y el llanto.

La tercera persona mayor que conocí fue una amiga de mi madre, que se quedó en mi casa para ayudar a mi padre a cuidar de mí y de mis hermanas cuando mamá necesitaba una cirugía. Esta señora estaba muy serena y hablaba tan poco, que apenas recuerdo su voz. Pero ella fue amable y cariñosa y comencé a llamar a su abuela. Fue tan silencioso que me pareció extraño, y agregó el misterio a la vieja pareja de tristeza, que estaba construyendo en la imaginación de mi infancia.

Mi abuela paterna con quien tuve poco contacto, la conocí poco después de la recuperación de mi madre, pero tampoco recuerdo ningún gesto de ternura en esta relación. Ella nació bajo la Ley de Vientre Libre y por lo tanto no era una esclava. Recuerdo el orgullo con el que se decía esto en la familia, pero con el tiempo no vi ninguna razón para que nadie se sintiera orgulloso de haber sido liberado de la esclavitud. Quería que estuviera orgullosa de ser libre porque la libertad era su derecho. Pero estaba muy triste porque no conocía a su familia, que había sido separada porque los negros no tenían derecho a organizar sus propias familias. Mi padre cuestionó su origen y me dijo que estaba casi seguro de que se lo había dado a mi abuela para que lo criara.

Entonces, conocí a otras personas mayores que eran parte del círculo de amigos de mis padres, y mirando al pasado con ojos del presente, los veo enmarcados en el estereotipo de la vejez, como todavía lo vemos hoy. La única diferencia es el énfasis en el respeto que todos debemos tener por las personas que ya han vivido mucho más que nosotros.

Con esta imaginería sobre ancianas, recuerdo que, de niña, me pasaba horas haciendo proyecciones para mi vejez, que en mi concepción comenzaría el día que cumpliera los cincuenta. ¡Seguro! Medio siglo de existencia era realmente antiguo, eso pensé. Pasé mi juventud sensibilizándome con el abandono de los ancianos en las calles, siempre indignados con la trayectoria de una vida dura tirada a la cuneta. Pasó el tiempo, me volví adulta y olvidé mi preocupación por mi vejez, hasta el día en que comencé a usar lentes. Me molestó profundamente porque, hasta entonces, estaba muy orgulloso de tener buena vista. Luego, me extrajeron algunos órganos mediante cirugía: bypass, útero, vesícula biliar, tiroides … Pensé que mi cuerpo sería más liviano sin ellos, pero al contrario, encuentro que pesa mucho más.

Otros problemas se sumaron con el paso del tiempo y dejaron sus marcas como artrosis y cataratas. Me las arreglé para deshacerme de este último con una cirugía ocular que me excusó de usar gafas. Regateé una acción de tiempo. ¿Podré eludir a otro? La artrosis me deformaba el pie y el uso de zapatillas y zapatos planos se convirtió en el look más elegante que puedo conseguir hoy, siempre con algo de dolor, claro. Y, en este sentido, mi mayor conflicto es con el seguro médico que me quita buena parte de mi jubilación. A pesar de los problemas de salud que mencioné, no pago por mi plan, excepto por algunos exámenes anuales. Siempre me pregunto por qué tengo que pagar tan caro un plan que no uso y que se vuelve más caro cada año, asumiendo que voy a pagar los gastos. Con los exámenes, supongo que gastas un máximo de dos meses de aportación. Por eso miro a las personas que envejecen sin jubilarse o que reciben una cantidad tan pequeña de dinero que no pueden recibir atención con dignidad. El curso Fragilidad en la vejez planteó muchas cuestiones relacionadas con estas preocupaciones. Empiezo resaltando el texto¿A qué edad nos hicimos viejos?

, de Jérôme Pellissier, por reflexionar sobre las dificultades que afrontan las personas mayores ante los prejuicios, especialmente cuando la preocupación central es de carácter económico. Lo que se piensa que es el costo del envejecimiento desconoce la contribución de los ancianos a la sociedad a través de su trabajo y la educación de sus hijos, quizás los mismos que creen en financiar la supervivencia de los ancianos.

La ecuación económica para abordar el envejecimiento es aún más perversa en el sistema de salud privado. Paga mucho por la probabilidad de enfermarse, porque dificultan el acceso a la atención médica de rutina y las nuevas tecnologías médicas. Por otro lado, el acoso al sistema bancario en la provisión de créditos nómina no es menos cruel, al tiempo que bloquea otros productos por “riesgo”.

Un día quise cancelar una póliza de seguro de vida, después de años de renovación automática, debido al constante aumento de precios. El asistente quería saber los motivos de la cancelación y cuando le dije que se estaba poniendo caro, dijo:

_ El banco está cobrando un precio especial porque usted es un cliente antiguo, pero a esta edad no podrá conseguir un seguro más barato.

Le dije:

_ No lo usaré. ¿Por qué intentar pagar por algo que no disfrutaré?

Argumentó que se lo dejaría a mis hijos. Los niños deben arreglárselas como lo hicimos nosotros, con el beneficio de haber recibido mucho más de lo que nosotros recibimos de nuestros padres. Hay segmentos de la economía que se enfocan en la posibilidad de obtener ganancias con la población desocupada y con dinero, como hoteles y empresas de viajes, y empresas de materiales de construcción que eligen un día de la semana para que los jubilados tengan descuentos, y farmacias que aumentan. el precio del producto para falsificar el descuento por jubilación.

Volviendo a las proyecciones que hice para mi vejez, me encuentro esperando que llegue en ese formato con el que tuve contacto en la infancia. Hubo un momento en mi vida en el que pensé que lo anticiparía cuando me casé con un hombre dieciséis años mayor que yo. Yo tenía treinta y él cuarenta y seis. Durante treinta y dos años, hasta que la muerte nos separó, aprendí a vivir con alegría y a superar los obstáculos de la vida con los que tuve mucha alegría de vivir, fui generosa y amable. En ningún momento se hizo “viejo”, excepto en las últimas semanas de su vida, pero luego se confunden vejez y finitud.

Obra de Arte de Sergio Moreno

La jubilación no me arrojó a la vejez, pero la viudez sí porque parece ser un emblema de la prohibición del cariño. El matrimonio y la formación familiar traen la experiencia del sueño en todo momento porque tenemos que planificar cada paso de la vida: la vivienda, los niños y sus demandas, la profesión, la relación extrafamiliar con familiares, amigos y grupos profesionales, viajes, giras, en definitiva. , todos los aspectos de la vida deben ser contemplados y renovados a diario. Esto trae movimiento, trae alegría y desilusiones, expectativas y frustraciones, en fin, vida.

Vivir es experimentar y no temer los sentimientos y emociones que trae el día a día. Son experiencias que se tejen en el día a día, con el compañerismo y la amistad, que hacen la vida mucho más liviana y disuelven sus disgustos, es decir, experiencias aún menos agradables se transforman cuando tenemos a alguien que nos acompaña y nos fortalece. Quizás empecemos a envejecer cuando perdemos los sabores de la existencia, la alegría de acompañar el crecimiento de un niño, su vida escolar, ingresar a la universidad, graduarse, iniciar su vida profesional y formar su propia familia. No, no sufrí el síndrome del nido vacío … Extrañaba a los niños, pero no me sentía triste. La partida de cada uno fue motivo de alegría y orgullo, por lo que no hubo lugar para la tristeza o la nostalgia.

Pero fue la pérdida de mi querida compañera lo que me trajo a la realidad, ya que parecía que hasta entonces mi vida era el ideal de felicidad para muchos. Noté algunos obstáculos en situaciones que antes parecían fluir con facilidad en mi vida: perdí varios de los elementos que componían mi universo, desde amigos que solíamos visitar con cierta constancia, hasta el impulso necesario para una caminata matutina. Sin resentimiento, sin amargura, me doy cuenta de lo que puede ser esta etapa de la vida para quienes no han tenido las oportunidades que tuve, el amor que tuve, los hijos que tengo, la profesión que tengo desde hace más de cuarenta años y las razones por las que aún sigo. Tengo. No tengo que sucumbir. Miro hacia atrás y reconozco que mi abuela materna podría no tener muchas razones para evaluar su propia vida y detectar algo que la haría sonreír y le permitiría transmitir alegría a sus nietos.

Encuentro que el envejecimiento me ha traído la libertad. Parece que no tengo más motivos para aparentar lo que no soy, lo que no siento, lo que no pienso. No me siento obligado a ir donde no me siento bien, solo para “no me malinterpretes” porque llegué a la conclusión de que si no me siento bien es porque no me siento bienvenido. ¿Podría haberme dado cuenta de esto antes o está rancio por mi envejecimiento?

El retiro de la vida académica me liberó de extensos informes, aburridas reuniones y la obligación de seguir una sola línea de pensamiento para “sostener la coherencia teórica”. Es maravilloso tener la libertad de leer lo que me apetezca, sin culpas por no realizar una investigación que espera un mejor momento para continuar. No tener que rellenar los Lattes me permite circular en otros campos, incluido este, del envejecimiento.

Vera da Rocha Resende es psicóloga con formación y experiencia clínica, además de la vida universitaria. Reflexión realizada en el Curso Fragilidad en la Vejez: Gerontología Social y Atención, de la PUC-SP (COGEAE), primer semestre de 2017. E-mail: verar73@gmail.com

Imagen destacada de Tônia Oberlaender