Las sesiones de trabajo con los distintos grupos motores de San Jerónimo (Tacoronte) y El Cardonal (San Cristóbal de La Laguna), han demostrado que las integrantes de estos se sienten mejor y menos solas tras el desarrollo del proyecto.

Las protagonistas de este post son Concepción Barrios, Cayi González, Siony Figueroa, Isabel Hernández, Paqui González y Candelaria, sus edades rondan entre los 50 y los 90 años. Todas ellas están pasando o han pasado por situaciones personales muy graves, causadas por enfermedades o la perdida de algún familiar, esto da lugar a que vivan una situación de soledad no deseada. Las integrantes del grupo motor de Tacoronte, hacen visible su cambio de vida tras el desarrollo del proyecto, a partir del grupo de discusión realizado. Concepción Barrios confiesa que el proyecto le ha ayudado a mejorar y reforzar sus redes sociales, afirma este cambio con la siguiente frase “Bueno, ha sido tanto el cambio… nosotras nada, antes ni nos comunicábamos con los vecinos ni con las vecinas, nada cada uno en su casa”. Cayi González dice que a través del proyecto se siente más útil, la frase utilizada en este contexto es “nos sentimos como que estamos ayudando, como que somos útiles. Porque quizás estamos haciendo algo, que a lo mejor está llegando a mucha gente”.

El desarrollo del proyecto comunitario en el barrio San Jerónimo, Tacoronte, ayuda a las participantes a evadir la soledad no deseada creando nuevas redes sociales, además de hacerles sentir que son útiles en la sociedad, rompiendo de esta manera con el pensamiento social “las personas mayores son un estorbo”. Siony Figueroa e Isabel Hernández trasladan a las técnicas y los técnicos del proyecto, que el apoyo del grupo motor y las actividades realizadas, les está ayudando a afrontar algunos malos momentos personales que estaban viviendo antes del desarrollo de este proyecto. El cambio de estas dos integrantes no solo está siendo observado por Vanesa, la técnica del proyecto, sino también por la familia, la cual lo está vivenciando, y lo manifiestan al ver algunas fotos diciendo “¡Qué guapa es mi madre! ¡Qué bien se le ve!”.

En cuanto a las integrantes del grupo motor de El Cardonal, están haciendo visible también los beneficios que les aporta el desarrollo del proyecto, a pesar del poco tiempo que lleva desarrollándose. María Luis destaca en todas las sesiones en las que participa que “el grupo y las sesiones de trabajo me ayudan a salir del mal momento que estoy viviendo”, a este comentario Paqui González refuerza siempre comentando “la gente no sabe lo bueno que es, no solo hacer actividades fuera de la Asociación de Mayores, sino lo bueno que es sentarse aquí y hablar con ustedes, porque nos ayuda a evadirnos de nuestros problemas, y pasamos un buen rato.” Con estos comentarios nos demuestran a diario, que el trabajo que se está llevando a cabo en las sesiones, está dando resultados y les está ayudando a evadir la soledad no deseada a la que inevitablemente, todas pueden llegar a sufrir o han estado sufriendo en algún momento de su vida, como es el caso de Candelaria que nos hace saber que en ocasiones se siente sola, por medio del siguiente comentario “yo vengo a la Asociación de Mayores porque en casa muchas veces me siento sola”, son estos casos de soledad los que debemos trabajar y a los que se les debe dar relevancia, para hacer entender a esas personas mayores que siguen siendo útiles y tienen un papel clave en la sociedad.

La actividad que más satisfacción ha generado en ambos grupos motores, ha sido la visita a la Universidad de La Laguna. Para las integrantes de Tacoronte ha sido un sueño. Cayi González tras la visita dijo “yo lo de ir a la Universidad lo tenía muy grabado desde pequeña, porque no puede estudiar, y claro no pude ir a la Universidad. Era una ilusión poder ir a la Universidad.”  Para las integrantes de El Cardonal, fue algo fuera de lo normal, estaban muy sorprendidas, y les gustó la experiencia vivida, María Luis testificó a los técnicos del proyecto “me ha encantado poder visitar la Universidad de La Laguna.” Para concluir, el desarrollo de los proyectos pilotos sobre envejecimiento en San Jerónimo y El Cardonal facilita la mejora de la calidad de vida de las participantes, aumentando su autoestima y reforzando sus redes sociales.

Por Lidia Desirée Díaz Vera, Técnica de la Unidad de Innovación Social de la Agencia Universitaria de Innovación de la Fundación General de la Universidad de La Laguna, Tenerife.

Las sesiones de trabajo con los distintos grupos motores de San Jerónimo (Tacoronte) y El Cardonal (San Cristóbal de La Laguna), han demostrado que las integrantes de estos se sienten mejor y menos solas tras el desarrollo del proyecto.

Las protagonistas de este post son Concepción Barrios, Cayi González, Siony Figueroa, Isabel Hernández, Paqui González y Candelaria, sus edades rondan entre los 50 y los 90 años. Todas ellas están pasando o han pasado por situaciones personales muy graves, causadas por enfermedades o la perdida de algún familiar, esto da lugar a que vivan una situación de soledad no deseada. Las integrantes del grupo motor de Tacoronte, hacen visible su cambio de vida tras el desarrollo del proyecto, a partir del grupo de discusión realizado. Concepción Barrios confiesa que el proyecto le ha ayudado a mejorar y reforzar sus redes sociales, afirma este cambio con la siguiente frase “Bueno, ha sido tanto el cambio… nosotras nada, antes ni nos comunicábamos con los vecinos ni con las vecinas, nada cada uno en su casa”. Cayi González dice que a través del proyecto se siente más útil, la frase utilizada en este contexto es “nos sentimos como que estamos ayudando, como que somos útiles. Porque quizás estamos haciendo algo, que a lo mejor está llegando a mucha gente”.

El desarrollo del proyecto comunitario en el barrio San Jerónimo, Tacoronte, ayuda a las participantes a evadir la soledad no deseada creando nuevas redes sociales, además de hacerles sentir que son útiles en la sociedad, rompiendo de esta manera con el pensamiento social “las personas mayores son un estorbo”. Siony Figueroa e Isabel Hernández trasladan a las técnicas y los técnicos del proyecto, que el apoyo del grupo motor y las actividades realizadas, les está ayudando a afrontar algunos malos momentos personales que estaban viviendo antes del desarrollo de este proyecto. El cambio de estas dos integrantes no solo está siendo observado por Vanesa, la técnica del proyecto, sino también por la familia, la cual lo está vivenciando, y lo manifiestan al ver algunas fotos diciendo “¡Qué guapa es mi madre! ¡Qué bien se le ve!”.

En cuanto a las integrantes del grupo motor de El Cardonal, están haciendo visible también los beneficios que les aporta el desarrollo del proyecto, a pesar del poco tiempo que lleva desarrollándose. María Luis destaca en todas las sesiones en las que participa que “el grupo y las sesiones de trabajo me ayudan a salir del mal momento que estoy viviendo”, a este comentario Paqui González refuerza siempre comentando “la gente no sabe lo bueno que es, no solo hacer actividades fuera de la Asociación de Mayores, sino lo bueno que es sentarse aquí y hablar con ustedes, porque nos ayuda a evadirnos de nuestros problemas, y pasamos un buen rato.” Con estos comentarios nos demuestran a diario, que el trabajo que se está llevando a cabo en las sesiones, está dando resultados y les está ayudando a evadir la soledad no deseada a la que inevitablemente, todas pueden llegar a sufrir o han estado sufriendo en algún momento de su vida, como es el caso de Candelaria que nos hace saber que en ocasiones se siente sola, por medio del siguiente comentario “yo vengo a la Asociación de Mayores porque en casa muchas veces me siento sola”, son estos casos de soledad los que debemos trabajar y a los que se les debe dar relevancia, para hacer entender a esas personas mayores que siguen siendo útiles y tienen un papel clave en la sociedad.

La actividad que más satisfacción ha generado en ambos grupos motores, ha sido la visita a la Universidad de La Laguna. Para las integrantes de Tacoronte ha sido un sueño. Cayi González tras la visita dijo “yo lo de ir a la Universidad lo tenía muy grabado desde pequeña, porque no puede estudiar, y claro no pude ir a la Universidad. Era una ilusión poder ir a la Universidad.”  Para las integrantes de El Cardonal, fue algo fuera de lo normal, estaban muy sorprendidas, y les gustó la experiencia vivida, María Luis testificó a los técnicos del proyecto “me ha encantado poder visitar la Universidad de La Laguna.” Para concluir, el desarrollo de los proyectos pilotos sobre envejecimiento en San Jerónimo y El Cardonal facilita la mejora de la calidad de vida de las participantes, aumentando su autoestima y reforzando sus redes sociales.

Por Lidia Desirée Díaz Vera, Técnica de la Unidad de Innovación Social de la Agencia Universitaria de Innovación de la Fundación General de la Universidad de La Laguna, Tenerife.

Deja una Respuesta