Saltar al contenido

Y tú, ¿qué viejo quiere ser?

Y tú, ¿qué viejo quiere ser?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Ser viejo es seguir volando cada día que pasa, tomando nuevos rumbos que nos llevan a nuevos lugares, nuevas situaciones, nuevos rumbos. Ser viejo es simplemente seguir viviendo de niño, de joven y de adulto, como si ese día fuera el último, porque solo hay una certeza en esta vida: el tiempo pasa para todos y la muerte puede llegar en cualquier momento. , sin elegir género, raza, y mucho menos edad.

“Estamos a punto de entrar en abril, ¡¡qué horror !! ¿No quiero que llegue mi cumpleaños para celebrar que estoy envejeciendo? ¡Ni siquiera quiero pensar! ” Fue a través de este evento, que experimenté, que inmediatamente pensé: “¿por qué no escribir sobre el miedo a la vejez?”“Vivir es envejecer y nada más”, dijo Simone de Beauvoir. Esta frase nos lleva a pensar que sería sencillo afrontar la vejez, al fin y al cabo el envejecimiento es parte de la vida, parte del ser, del existir, y así debemos mirar el proceso de envejecimiento.

.

En muchos estudios encontramos el término gerontofobia, que es utilizado por una parte considerable de especialistas e investigadores cuando quieren lidiar con el miedo y el rechazo que muchas personas tienen en relación al envejecimiento. Este proceso, que para muchos es parte natural de la vida, puede traer a otros angustia, ansiedad, infelicidad y, sobre todo, miedo a los cambios que la vejez trae en nuestra vida.

La pregunta clave para esta pregunta es: “¿Por qué la gente tiene miedo de envejecer?” Y la respuesta más sencilla sería: “porque tienen miedo de morir”. Sin embargo, hay algo que va mucho más allá de la muerte. Detrás de este anhelo existe una sociedad que cree que ser viejo es algo malo, que la vejez invalida, que la vejez es algo de temer, en la que lo viejo es un problema, improductivo, enfermo, en el que la bruja mala de los cuentos infantiles es una anciana fea y malvada, estigmas que están instalados, sobre todo, en la cultura occidental.

Además de estos prejuicios, estamos fuertemente influenciados por un medio que estipula estándares de belleza, en los que la mujer debe ser delgada, caderas anchas y cintura delgada, con un rostro impecable, sin acné y, ciertamente, ¡sin arrugas! Y de repente llega la vejez, trayendo consigo la piel flácida, algunas expresiones faciales más llamativas, la piel arrugada. Qué horror, ¿no? ¡Esto rompe drásticamente el estándar de belleza ideal para que seamos aceptados en la sociedad! “¿Cómo puedo ser hermosa como telenovelas así?” “Necesito algunas cirugías para parecer más joven, como Suzana Vieira”.

Por tanto, no es solo el miedo a morir, es el miedo a ser rechazado, a ser abandonado, a ser olvidado, a vivir solo o no ser aceptado por la sociedad porque has envejecido, porque estás atravesando un momento único y natural. momento de la vida … a través de estos pensamientos y conceptos erróneos, muchos tienen dificultades para comprender, aceptar y afrontar el proceso de envejecimiento, lo que sin duda sucederá.

Ser viejo es seguir volando cada día que pasa, tomando nuevos rumbos que nos llevan a nuevos lugares, nuevas situaciones, nuevos rumbos. Ser viejo es simplemente seguir viviendo de niño, de joven y de adulto, como si ese día fuera el último, porque solo hay una certeza en esta vida: el tiempo pasa para todos y la muerte puede llegar en cualquier momento. , sin elegir género, raza, y mucho menos edad. De esta manera, envejecemos con cada segundo que pasa, con cada palabra que se lee de este texto, pero no todos tendrán la suerte de envejecer algún día.

El secreto, por tanto, está en la forma en que cada uno afrontará la llegada de la vejez, pudiendo ser recibido de forma ligera, natural y, en consecuencia, con una vida plena, o de forma triste y solitaria, que la mayoría de las veces está detrás del “viejo cascarrabias”, estigmatizado por la sociedad. Pero que en realidad no está enojado ni terco solo por ser una persona mayor, sino porque siempre ha tenido esta personalidad a lo largo de su carrera. Por eso, es necesario recordar que la forma en que afrontas la vida hoy, será la que llevarás hasta el final.

¿Y tu? ¿Qué viejo ser?

Ana Beatriz de Almeida es licenciada en Terapia Ocupacional por la Universidade Estadual Paulista – UNESP. Participó en el grupo de estudios y supervisión durante la graduación en Neurología. Actualmente es estudiante de maestría en Gerontología en la Pontificia Universidad Católica de São Paulo (PUC-SP).